Fertilizantes minerales

Hazte con los mejores fertilizantes minerales para tu cultivo

comprar PH Plus 20% 1L - Canna

PH Plus 20% 1L - Canna

Precio 9,90 €
Recíbelo en 24/48 h
comprar Ph+ 5% - Canna

Ph+ 5% - Canna

Precio 5,00 €
Recíbelo en 24/48 h

Has visto 24 de 139 productos

Cargar más

Todos los fertilizantes minerales tienen en común una base química formada por origen mineral, creándose una gran cantidad de distintos fertilizantes que servirán para aportar a tu planta una cantidad extra de nutrientes necesarios para un correcto crecimiento y desarrollo.

Sin embargo se podrán encontrar en dos estados distintos, sólidos y líquidos. Los primeros aportan características como dureza en la estructura evitando roturas, fluidez para evitar la aglomeración, y poder liberar mejor la humedad. Los segundos aportan una absorción más rápida de los nutrientes debido a su estado líquido, además de ofrecer una aplicación más uniforme y concentrada.

Dentro del gran grupo que forman estos fertilizantes químicos, podemos dividirlos en tres grandes áreas, fertilizantes minerales simples, compuestos y mezcla o blending:

  • Simples: Los fertilizantes simples se caracterizan por componerse por un solo fertilizante principal, siendo de manera general formado por uno de los tres elementos más necesarios para la nutrición de la planta (nitrógeno, fósforo o potasio).

- Fertilizantes Nitrogenados (N): El nitrógeno será vital para la formación de proteínas y aminoácidos, aportando una mayor nutrición y mejorando la producción de tu planta cannábica.

De manera general el nitrógeno se suele obtener directamente del suelo, pero éste al ser demasiado pobre no aporta la suficiente nutrición, por lo que éste tipo de fertilizantes será primordial para un buen crecimiento.

  • Se podrán encontrar los siguientes tipos de fertilizantes nitrogenados:
  1.   Nitrato de Calcio (Fuente de calcio y nitrógeno)
  2.  Nitrato de Magnesio (Fuente de magnesio y nitrógeno)
  3.  Nitrato amónico (Fuente de nitrato amónico, ideal para el pH)
  4.  Sulfato amónico (Fuente de sulfato amónico)
  5.  Nitrato de Chile (Fuente de nitrato sódico)
  6.  Urea (Fuente de carbamida)

Fertilizantes Potásicos (K): El potasio aporta gran cantidad de diferentes funciones, siendo la principal fuente de creación de carbohidratos y proteínas.

También jugará un papel vital en el régimen hídrico, aumentando así la tolerancia a sequías, heladas y salinidad, consiguiendo una mayor resistencia contra enfermedades.

  • Se podrán encontrar los siguientes tipos de fertilizantes potásicos:
  1. Sulfato potásico (Fuente de potasio)
  2. Cloruro potásico (Fuente de sales potásicas en bruto)

Fertilizantes Fosfatados (P): El fósforo es un elemento que resulta deficiente en la mayoría de suelos naturales, siendo primordial para el crecimiento de las plantas, favoreciendo el desarrollo de las raíces, aportando vigor y resistencia y ayudando en el desarrollo de los tejidos.

  • Se podrán encontrar los siguientes tipos de fertilizantes potásicos:
  1. Superfosfato simple (Fuente de fosfato mineral triturado con ácido sulfúrico)
  2. Superfosfato concentrado (Fuente de fosfato mineral triturado, ácido sulfúrico y ácido fosfórico)
  3. Superfosfato triple (Fuente de fosfato mineral triturado, ácido fosfórico y fosfato monocálcico)
  • Compuestos: Se consideran fertilizantes compuestos aquellos que se forman por al menos dos de los elementos básicos y principales (N, P, K), los cuales a través de una reacción química aportan en cada gránulo la misma cantidad de nutrientes y densidad.
  • Mezclas o Blendings: Los abonos blendings son la mezcla física de distintas materias primas sin ningún tipo de reacción química, por lo que el resultado es un fertilizante de distintas densidades y heterogéneo, aunque también formado por mínimo dos elementos básicos y principales como los fertilizantes compuestos.

Fertilizantes NPK (Fuente de crotonilidendiurea, isobutilidendiurea o urea formaldehído). Formado por reacción química o mezcla.

Fertilizantes NP (Fuente de crotonilidendiurea o urea formaldehído). Formado por reacción química o mezcla.

Muy utilizado durante las primeras etapas de crecimiento del cultivo.

Fertilizantes NK (Fuente de crotonilidendiurea, isobutilidendiurea o urea formaldehído). Formado por reacción química o mezcla.

Este tipo de abono será de gran utilidad en aquellos casos donde se encuentre una baja calidad del agua agronómica, ya que aporta en su gran mayoría una excelente cantidad de potasio además de nitrógeno.

Fertilizantes PK (Fuente de fosfato monopotásico). Formado por reacción química o mezcla.

Se utilizarán como una base de fuente de fósforo en aquellas situaciones donde se encuentren aguan con pocos bicarbonatos, siendo muy útil este tipo de abono para la aplicación de dichos nutrientes además de añadir también un porcentaje considerable de potasio.

Venta de fertilizantes minerales Online

De entre la gran cantidad de distintos fertilizantes que encontramos en el mercado, los abonos minerales son unos de los más utilizados gracias a sus grandes y beneficiosas aportaciones.

Debido a la falta de fósforo (entre otros nutrientes) que encontramos de manera general en el suelo, estos fertilizantes químicos tendrán un gran impulso en el crecimiento y nutrición de la planta.

Aunque estos abonos no solo son aconsejados ante la deficiencia de este elemento si no también por la aportación extra para conseguir una planta de estructura más resistente, evitando enfermedades, previniendo la pérdida de nutrientes y regulando el pH.

Consigue aumentar los macroelementos de tu planta

Estos elementos se necesitan en grandes cantidades para un buen crecimiento de la planta, siendo necesarios en suelos naturalmente pobres en nutrientes o de un déficit causado por la extracción de estos al cabo de los años.

La otra utilidad que se le da a estos abonos químicos es para el aumento de producciones de alto rendimiento que necesitan de un aporte de nutrientes extras.

Los macronutrientes se dividen en dos grupos, los nutrientes principales y lo secundarios; en los principales encontramos nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K); y en los secundarios magnesio (Mg), azufre (S) y calcio (Ca).

Al comienzo se ha hablado sobre los beneficios de los nutrientes principales, por lo que enseñaremos la importancia de los elementos secundarios a veces demasiado subestimados.

Magnesio; Creador principal de la clorofila, relacionada de manera directa con la transferencia de energía de la planta.

Azufre; De gran importancia para la creación de proteínas, siendo igual de importante que el P y el Mg para el crecimiento de la planta.

Calcio; Éste elemento es de vital importancia para correcto desarrollo de las raíces y de la creación de tejido celular de las membranas. Aunque su utilidad más usual resulta para disminuir la acidez del suelo ya que la mayoría de los suelos contienen el Ca necesario para las plantas.

Mejora la estructura y las defensas

De manera general nos encontraremos con la falta de algún nutriente en el suelo de la planta, ya sea por la ausencia natural de éste, por el exceso de otro nutriente o por el pH del suelo.

Como ya se ha mencionado, existen diversos tipos de fertilizantes químicos, ¿pero cómo sé qué abono necesita mi planta?

Todo dependerá de las carencias que observemos en la planta, por ejemplo:

- Carencia de nitrógeno, la planta presentará problemas en el crecimiento, en la floración y comenzará a obtener una coloración amarillenta que derivará en falta de clorofila.

- Carencia de fósforo, podrá verse en una sequedad continuada de las hojas y las cuales irán adquiriendo colores morados y rojizos por los bordes, del mismo modo el desarrollo de raíces y flores disminuye.

- Carencia de potasio, aumenta la vulnerabilidad ante enfermedades y climatología adversa, pudiendo verse un deterioro y sequía de los bordes de las hojas, comenzando por las más viejas y en caso de ser más grave atacará de manera más fuerte y directa en las jóvenes.

Posts Relacionados