La marihuana, es una de las plantas más utilizadas a lo largo de la historia de la humanidad. Bien sea para uso industrial, medicinal o lúdico, sus propiedades son bien conocidas en todas las culturas, a lo largo y ancho de todo el planeta. Comúnmente se ha englobado a las distintas variedades dentro de la familia Cannabis sativa L. 

Tradicionalmente, se consideraba solamente esta especie del cannabis (Cannabis sativa), el cual comenzó a ser conocido como Cáñamo indiano, cáñamo de indias, o simplemente cáñamo. Los estudios sobre la planta, llevados a cabo durante los siglos XVIII y XIX, por prestigiosos científicos, botánicos y doctores, acabó por identificar tres diferentes subespecies de esta maravillosa planta.

Taxonomía del cannabis

Una de las últimas clasificaciones taxonómicas de la planta de cannabis, llevada a cabo por el Dr. J.M.Mc Parland, R.C. Clarke y D.P. Watson, confirman que el Cannabis sativa puede subclasificarse en 4 diferentes subespecies:

  • Cannabis sativa (Cannabis sativa var. sativa)

  • Cannabis índica ( Cannabis sativa var. índica)

  • Cannabis rudelaris (Cannabis sativa var. rudelaris)

  • Cannabis afghanica (Cannabis sativa var. afghanica)

  • Híbridos (Hibridaciones de cannabis, a partir del resto de variedades)

Cada variedad tiene su propio patrón de crecimiento, diferente morfología, así como una concentración y combinación de cannabinoides y terpenos específica. Los sabores y características organolépticas de cada una de estas subespecies, tienen también una serie de matices propios.


Cannabis sativa var. sativa

Esta subespecie es originaria de las zonas tropicales de Asia, América y África. Según la región de origen, cada semilla de predominancia sativa, una tiene unas características específicas, que difieren en mayor o menor medida, unas de las otras. Pero todas poseen los siguientes rasgos característicos generales:

  • Crecimiento en altura bastante pronunciado, llegando hasta los 4,5 metros. Generan ramas largas y espacios internodales grandes.

  • Suelen tener un ciclo de cultivo más largo, en torno a 65 - 75 días de floración

  • Hojas grandes, de foliolos estrechos.

  • Sistema radicular bien desarrollado.

  • Sus cogollos suelen ser menos compactos y densos, que las variedades índicas.

  • El efecto al ser consumidas suele ser menos narcótico y físico, y más cerebral y euforizantes.

Son la variedad ideal para realizar tareas creativas, artísticas, o simplemente echar una tarde de risas con los amigos, después de una larga jornada de trabajo.

Tradicionalmente, se ha llamado Cannabis sativa a todas las variedades de cáñamo industrial, seleccionadas a lo largo de la historia, para ser cultivadas por su contenido en fibras o para la producción de semillas. Se caracterizan por tener una concentración de THC muy baja, generalmente menor del 0.6 - 0.2%, por lo que su poder psicoactivo o narcotizante, es muy pequeño.

Sin embargo, se está demostrando en la actualidad, que estas variedades poseen un perfil muy interesante, de otros cannabinoides secundarios, no psicoactivos, pero con interesantísimas propiedades beneficiosas para la salud. El  CBD, CBG, CBN, CBGa, CBDa, son solo algunos de los más de 140 cannabinoides secundarios, de los cuales aún conocemos solo una pequeña cantidad.

Las variedades sativas procedentes de México, Colombia, Tailandia y Jamaica, pueden resaltar por su potencia, debido a su elevada proporción de THC, en relación con la de CBD. Esta característica es una de las que determinan su efecto “energético” en comparación con las índicas.

Las variedades de la región  de África central, como la potente congoleña, crecen de manera muy parecida a las variedades colombianas, con alturas que pueden superar los 4,5 metros, ramas muy largas y cogollos poco compactados.

En el continente asiático, las especies de marihuana sativas autóctonas, incluyen variedades de Tailandia, Laos y Camboya. Y un cuarto grupo, con algunas características propias; las variedades procedentes de Nepal. Las que proceden de los tres primeros países, tienen características de crecimiento bastante diversas, además de variaciones importantes en cuanto a la potencia.

- Las variedades tailandesas suelen tener una concentración de THC bastante elevada en comparación con el resto de la zona.

- Como punto negativo, podemos decir, que se encuentran entre las variedades más difíciles de cultivar en interior.

- Además, algunas variedades poco estabilizadas, tienen tendencia al hermafroditismo cuando sufren estrés climático, o de otro tipo.

- También se encuentran entre las especies más lentas en madurar.


Cannabis índica (C. sativa var. índica)

El cannabis índica es originario de las regiones de Paquistán e India. Estas variedades son apreciadas tanto por los cultivadores de exterior, como por lo de interior. Su crecimiento achatado, tipo arbusto, con entrenudos cortos, tallos robustos y cogollos densos y resinosos. Sus hojas son anchas de tonalidades verde oscuro.

Las variedades de predominancia índica, suelen tener una proporción elevada de CBD, en relación al THC. Esto se traduce en un marcado efecto narcótico, relajante y sedante. ideal para conciliar el sueño, combatir el estrés o descansar.

Suelen generar abundante resina, cargada de tricomas, con esencias que pueden ir desde el dulce más afrutado que puedas imaginar.

Por lo general, se trata de variedades resistentes al ataque de hongos y plagas patógenas. Sin embargo, sus densos y compactos cogollos  pueden ser más propensos a sufrir botritis.



Cannabis rudelaris (Cannabis sativa var. spontanea)

Este subgénero, es la única de las especies del cannabis, que no depende del fotoperiodo para completar su ciclo de floración. Cuando alcanzan determinado estadío de crecimiento, comienzan a florecer, independientemente de las horas de luz y oscuridad que reciba.

Se la puede encontrar, creciendo silvestre, en zonas de Estados Unidos, Canadá y Rusia. No suelen ser plantas demasiado altas ni ramificadas, y su producción de resina, así como la concentración de cannabinoides son más bajos que la de las otras variedades de cannabis.

En los últimos años, desde que en 1980, The Seed Bank, se fijara en esta especie de cannabis y comenzarán a intentar estabilizarla genéticamente y obtener cruces resistentes y de floración rápida. Hasta hoy en día, en el que cada vez más variedades autoflorecientes inundan el mercado cannábico, ya ha llovido mucho, pero es gracias al cannabis rudelaris, que podemos disfrutar de las mejores semillas autoflorecientes. Y obtener buenas cosechas en un tiempo récord.


Cannabis afghanica (Cannabis sativa var. afganica)

Es originario de la región que hoy se conoce como Afganistán, y está íntimamente relacionado con el Cannabis índica. Tanto, que la mayoría de los cultivadores lo incluyen dentro de las variedades de predominancia índica.

Las variedades afganas han sido utilizadas tradicionalmente para la elaboración de hachís por su enorme producción de tricomas.

Con una morfología y crecimiento muy similar al de las índicas, raramente suelen llegar a los 2 metros de altura. Hojas anchas de color verde oscuro y con foliolos característicos, que la hacen fácil de identificar. Ramificación considerable, entrenudos cortos y cogollos compactos y con abundante resina.



Las semillas híbridas de cannabis

Las variedades híbridas de cannabis, son el resultado del cruce entre distintos parentales, provenientes de diferentes variedades o subespecies de marihuana. De este modo, la descendencia de estos cruces, combinan las cualidades de las diferentes genéticas de las que provienen. Las semillas híbridas de marihuana nos permiten disfrutar del efecto excitante e inspirador de las sativas, pero con un tiempo de floración y una estructura de crecimiento muy similar al de las variedades índicas.

Algunos de los híbridos más famosos de todos los tiempos son, por ejemplo:

Hibridos F1: Northern Lights x Blueberry o Northern Lights x Haze.

Cruces triples: Skunk ·#1 (Méxicana x Colombia) x (Afganistán).

Híbridos de cruzamiento doble: resultan del cruce de 2 híbridos F1 sin relación. Por ejemplo la archifamosa Haze (Afgana x Tailandesa) x (Méxicana x Colombiana).

Esperamos haber resuelto vuestras dudas acerca de los tipos de marihuana que existen y las diferencias entre cada una de ellas. Ya solo te queda decidir cuál de entre la infinita variedad existente en nuestra tienda online, es la variedad que más se adecua a tus necesidades finales.

Recuerda que tienes a tu disposición al mejor equipo de asesoramiento, para ayudarte en esta decisión. No dudes en contactarnos si lo necesitas, y resolveremos encantados todas las preguntas que te puedan surgir.

¡Salud y buenos humos!