Cultivar marihuana en interior, es una práctica que está adquiriendo cada vez más popularidad entre los autocultivadores cannábicos. La discreción, de este tipo de cultivos, es uno de sus principales puntos a favor. Utilizando un espacio mínimo, de 80 x 80 cm, y siguiendo unas sencillas recomendaciones, es muy fácil obtener tu propia cosecha de cogollos de cannabis de primera calidad, en interior.

Si sois primerizos en esto del cultivo de cannabis en espacios interiores, es posible que os suenen a chino algunos de los términos que vamos a exponer a continuación. Pero si continuáis leyendo, podréis comprobar, que siguiendo unas pautas y teniendo en cuenta algunos aspectos básicos generales, es muy sencillo y gratificante cultivar vuestro propio jardín interior de marihuana.


Puntos a favor del cultivo de interior

La principal ventaja de cultivar tu propia marihuana en casa, es la privacidad y la posibilidad de controlar todos los parámetros ambientales que afectan al desarrollo de las plantas. Cuando una planta es cultivada en un espacio interior, es necesario aportar a las mismas todas las necesidades, tanto nutricionales como climáticas y de espacio que requieren. Al contrario de lo que ocurre al cultivar semillas en exterior, en los cultivos indoor, necesitamos proporcionar externamente, la energía lumínica, la humedad, la ventilación, así como la temperatura adecuada y el resto de factores que determinarán  el ambiente ideal de crecimiento y floración del cannabis.

Existen multitud de guías de cultivo de interior, e infinidad de técnicas de cultivo diferentes, cada una de las cuales se adaptan en mayor o menor medida, a las características propias de cada espacio y de cada variedad. El cultivador experimentado es aquel capaz de escoger, de entre todos los sistemas, el que mejor se adapta a sus necesidades y a su disponibilidad de espacio y recursos técnicos.

Si sigues nuestros consejos, te garantizamos el éxito de tu cultivo en interior de marihuana.

Estos son solo algunas de las ventajas de cultivar tu propia marihuana en interior:

  • Control absoluto de todos los parámetros que afectan al cultivo.

  • Posibilidad de conseguir varias cosechas al año.

  • Es posible obtener marihuana de calidad en zonas climáticas con condiciones extremas.

  • Es más fácil pasar desapercibidos ante los ladrones y agentes sancionadores.


Una vez claros todos los principios fundamentales sobre el cultivo de interior, cultivar tus propios cogollos de marihuana en casa, se convierte en una tarea sumamente sencilla.

Hay pocas experiencias tan gratificantes, como cosechar, sin moverte de casa, tus propios cogollos de la mejor marihuana.

Como veis, ya no es necesario adentrarse en cualquier callejón sucio y oscuro, en la zona más recóndita del extrarradio de cualquier ciudad dormitorio de la península. Con la única esperanza de encontraros con el camello de turno, para que os venda, unos cogollos cortados hace un día atiborrados de productos químicos, a precio de oro. Eso con suerte.


¿Cómo maximizar la producción cultivando cannabis indoor?

El cannabis es una especie que se adapta con facilidad a casi todas las condiciones de cultivo. Su crecimiento vigoroso y rápida floración, hacen posible que pueda ser cultivada en casi todas las regiones del mundo.

Si nos referimos al cultivo de cannabis en interior o indoor, un mundo de posibilidades se abre ante nosotros. Ya no dependemos de los factores ambientales externos, ni de la climatología, ahora nosotros somos los encargados de crear, mediante los medios técnicos a nuestro alcance, el microclima adecuado, para el cultivo de cannabis en casa.

Existen una serie de premisas o conceptos básicos, que os permitirán obtener la mejor cosecha en vuestros cultivos de interior. En Semillas Baratas, como siempre, os ofrecemos la información más completa para maximizar los resultados en vuestro cultivo indoor.


Diseña un espacio de cultivo eficiente

A la hora de escoger el espacio o lugar de cultivo más apropiado para vuestro jardín medicinal secreto. Es importante tener en cuenta una serie de aspectos que determinarán el éxito o el fracaso del cultivo. En primer lugar, el espacio debe tener un tamaño adecuado para el número de plantas que se quieren cultivar. Por regla general, se suele recomendar, entre 9 y 16 plantas por metro cuadrado, dependiendo si se utilizan maceteros de 7 o de 11 litros.

La regla de que a veces, menos es más, en este caso se cumple totalmente. Es más productivo tener menos plantas pero con suficiente espacio para desarrollarse, que muchas plantas pero con muy poco espacio. Al final la producción será mayor y de mejor calidad, en el cultivo con menos densidad de plantas.

Si queréis profundizar más y aprender paso a paso cómo diseñar vuestro propio espacio de cultivo de interior, en nuestro blog encontraréis la información más completa y detallada, explicada de forma sencilla por los mejores profesionales.


Escoge el mejor sistema de iluminación a tu alcance

Un buen sistema de iluminación marca la diferencia entre un rendimiento mediocre y un rendimiento profesional. Los kits de iluminación para cultivos en interior, ofrecen diferentes calidades tanto de espectro, como de intensidad lumínica. Cuanto más parecida sea la luz utilizada a la natural que reciban las plantas, mejor serán los resultados. Actualmente, las lámparas de alta presión de sodio (HPS), los sistemas LEC y LED, son los más utilizados por los cultivadores de todo el mundo.

Como siempre, os recomendamos, dejaros asesorar por los profesionales de vuestro grow shop más cercano, así como a través de nuestro teléfono de contacto y servicio de atención al cliente.


Cultivar siempre semillas de marihuana de la mejor calidad

Otro aspecto fundamental para obtener las mejores cosechas cuando cultivamos cannabis en interior, es asegurarnos de que las semillas que utilizamos son de la mejor calidad. En nuestra web online puedes escoger entre los mejores bancos de semillas del mundo, a los precios más competitivos.

No te la juegues con unas semillas de dudosa calidad, por ahorrar unos pocos euros. La calidad final del producto compensará con creces el pequeño esfuerzo realizado.

Aquí puedes encontrar todo nuestro catálogo online con las mejores semillas de marihuana, tanto a granel, como de casi todos los bancos a nivel mundial.


Utilizar buenos fertilizantes diseñados específicamente para el cultivo de cannabis

La importancia de proporcionar una nutrición adecuada a las plantas de cannabis, en cada una de las etapas de desarrollo, es otra de las claves para conseguir los mejores resultados en vuestro cultivo. Existen fertilizantes diseñados específicamente para cubrir las necesidades de las plantas de marihuana. Sin duda, estos son la mejor opción, tanto para cultivadores principiantes, como para los más experimentados.

Nosotros siempre recomendamos utilizar fertilizantes orgánicos para obtener un mejor sabor en la cosecha, y para ser consecuentes con nuestros valores fundamentales sobre el respeto a la naturaleza.

Si no tienes muy claro qué opción escoger entre todas las disponibles en el mercado, no dudes en consultarnos y te ayudaremos a resolver tus dudas, a través del mejor asesoramiento experto, sin ningún tipo de compromiso o coste adicional.


La importancia de emplear un buen sustrato de cultivo

Un sistema radicular sano se traduce en una planta sana y productiva. Esto significa, que es imprescindible que las raíces se desarrollen en un buen medio de cultivo para que puedan absorber todos los nutrientes y desarrollarse con las mínimas limitaciones posibles.

Un buen sustrato equilibrado, bien aireado y con una buena capacidad de retención hídrica, es la mejor forma de cubrir todas las necesidades que el sistema radicular de la marihuana requiere.


Tener en cuenta el pH y la Conductividad Eléctrica a la hora de realizar los riegos

Por muy bueno que sea el sustrato que utilicemos, las semillas y los fertilizantes, nunca llegaremos a obtener una cosecha de calidad profesional, si no tenemos en cuenta estos dos factores.

La conductividad eléctrica indica la cantidad de nutrientes presentes en una solución de riego. Se recomienda una E.C de 0.9 a 1 mS/cm en la fase de crecimiento, y de 1 a 1,9 en la fase de floración. Una conductividad eléctrica mucho más alta provocará una sobrefertilización en las plantas, así como una E.C. baja significa que es posible que las plantas sufran carencia de algún nutriente.

El pH del agua indica la acidez o basicidad de la solución de riego. Para que las raíces puedan absorber todos los nutrientes presentes en la solución, es necesario que esta se encuentre en un rango de pH comprendido entre 5.5 y 6.8

Realizar mediciones de E.C. y pH en cada riego, así como lavados del sustrato, regando con agua sola, cada 1 ó 2 riegos, es la forma de mantener controlados estos dos parámetros fundamentales en el cultivo de cannabis.

Siguiendo estos sencillos consejos y con la ayuda de nuestras semillas a granel de la mejor calidad, os garantizamos conseguir el máximo rendimiento de vuestro espacio de cultivo indoor.  Estamos seguros de que os será de gran utilidad y veréis los resultados materializarse en forma de una cosecha  mayor y de mejor calidad.

¡Salud y buenos humos!