Las semillas medicinales de marihuana es una de las disciplinas médicas más antiguas de nuestro mundo, por lo que si creías que la consumíamos desde hace poco, estabas totalmente equivocado. De hecho, los datos recogen que aproximadamente 4 mil años antes de Cristo, en China ya existía esta planta con propiedades terapéuticas, que es una de las más consumidas en todo el planeta.

Una planta que por aquel entonces ya se consumía de manera lúdica para disfrutar de todas sus propiedades, y la prueba la encontramos en un tratado de medicina perteneciente al año 2.727 antes de Cristo, en el que así se demuestra.

Para que te hagas una idea de que por aquel entonces aquellos que consumían marihuana lo hacían buscando un efecto similar al de hoy en día, es que en ese tratado se afirmaba que la marihuana ofrecía la capacidad de ver monstruos e, incluso, la comunicación con espíritus del más allá.

Además de los chinos, los asirios fueron otros de los que hicieron un primer uso de la marihuana. Consumiéndola con fines religiosos. Sí, y es que afirmaban que los trozos de resina de cáñamo, así como sus hojas. Debían colocarse directamente sobre piedras a altas temperaturas, dentro de un brasero totalmente abierto.

Eso sí, había que sellar el recinto en el que se calentaba. Para que se pudiese aspirar todo el humo que producía y no acabase perdiéndose en el exterior. Uno de los tipos más utilizados para su uso medicinal, es el de las semillas autoflorecientes o los tipos de semillas de exterior.

Y los hindús también supieron sacarle provecho a los beneficios de la marihuana hace mucho tiempo, relacionándola directamente con Visnú.

Por otro lado, los celtas fueron los encargados de llevar el cannabis a Europa, donde comenzó a comercializarse para producir estopa o cuerdas, que presumían de una enorme resistencia.

Cuando la marihuana llegó al Mediterráneo, fue muy bien acogida por los artesanos. Que la utilizaban para producir alpargatas, así como todo tipo de tejidos, caracterizados por una gran resistencia. Aunque fueron los griegos los primeros que hicieron de la marihuana, una planta para fumarse.

El principio del uso de la marihuana y su penalización

La marihuana comenzó a fumarse en muchas partes de todo el mundo, y rápidamente empezaron a surgir sus primeros detractores, tratando de penalizarla y prohibir a los amantes del cannabis consumirlo de manera lúdica.

El primer país en penalizar el consumo de marihuana fue Sudáfrica, en el año 1911. Lo que desencadenó que otros muchos países se sumaron a esta moda y comenzaron los trámites por consumirla también.

El siguiente país que prohibió el consumo de cannabis fue Jamaica. Uno de los países propulsores de su consumo, en el año 1913. Seguidamente llegó Inglaterra, en 1920, Canadá en 1923 e incluso Estados Unidos en 1937, a pesar de que el propio presidente norteamericano George Washington, tenía su propia plantación de cannabis en su villa de Mount Vernon, aunque él siempre reconoció que nunca la había consumido.

La prohibición en Estados Unidos, reconocido como una auténtica potencia mundial. Fue la gota que colmó el vaso para la prohibición de la marihuana en el resto de países de todo el mundo.

Enfermedades que la marihuana puede aliviar

A pesar de los innumerables beneficios terapéuticos que ofrece la marihuana, los países continuaron hacia adelante y prohibieron definitivamente su consumo. Parece que poco a poco, especialmente en los últimos años. Muchos de estos países se han dado cuenta de sus errores y han vuelto a legalizar la marihuana. Al menos como uso terapéutico. ¡Te contamos todas sus propiedades!

Mejora de la capacidad pulmonar

Un estudio publicado en la prestigiosa revista “Journal of the American Medical Association” en el año 2012, demostró que la marihuana no resultaba perjudicial para los pulmones, sino todo lo contrario, ya que incluso se llegó a afirmar que era capaz de recuperar parte de la capacidad pulmonar deteriorada.

Para llegar a esta afirmación realizaron un estudio con más de 5115 personas adultas. Que consumieron marihuana a lo largo de 6 meses, y para su sorpresa, vieron como pasado ese tiempo; habían aumentado su capacidad pulmonar.

Controla crisis epilépticas

Otro de los principales beneficios terapéuticos que ofrece la marihuana es que ayuda a controlar las crisis epilépticas. Tal y como se ha comprobado tras analizar el extracto de la marihuana en diferentes laboratorios.

Este estudio se llevó a cabo con ratones de laboratorio que sufrían crisis epilépticas. Tras consumir marihuana, vieron como en las próximas 10 horas desaparecieron todas las convulsiones. Gracias a la capacidad de la marihuana para controlar la excitabilidad y mejorar la relajación.

Reduce la extensión de cáncer

La marihuana reduce la extensión del cáncer, tal y como demostró un estudio realizado por un grupo de investigadores de la California Pacific Medical Center de San Francisco en el año 2007.

Con este estudio se comprobó que el cannabidiol es capaz de retrasar la metástasis con una gran efectividad. Gracias a la desactivación del conocido gen ID-1.

Alivia el dolor por la esclerosis múltiple

Alivia el dolor por la esclerosis múltipleEl cannabis también alivia los dolores producidos por la esclerosis múltiple, tal y como se pudo comprobar tras un estudio realizado por el Canadian Medical Association Journal en mayo de 2016.

Para dicho estudio se testó a un total de 30 pacientes que sufrían esclerosis múltiple. Y que presentaban fuertes dolores en los músculos. Tras no responder a diferentes tratamientos, vieron como los mejores resultados llegaron con el consumo de la marihuana.

Reduce las náuseas producidas por la quimioterapia

Y uno de los últimos beneficios medicinales de la marihuana. Es que reduce las náuseas, vómitos y pérdidas de apetito producidas por la quimioterapia. La marihuana ayuda a conciliar el sueño y descansar, alivia los dolores, reduce las náuseas y favorece el apetito,.