Las diferencias entre el cáñamo y la marihuana

Weedo
Weedo | Co-CIO
06/08/2020 | Actualizado: 19/07/2021 06/08/2020
3.5 | 2 2 valoraciones
476
Las diferencias entre el cáñamo y la marihuana
Compartir:

Seguramente, más de una vez, hayáis oído el término cáñamo industrial, sin saber exactamente qué tipo de planta es y para que se utiliza. Y aunque en los últimos años su cultivo está resurgiendo en todo el mundo y se está dando a conocer al público en general, todavía existe confusión, en algunas personas sobre qué es el cáñamo, en qué se diferencia de la marihuana, y cuáles son sus propiedades y usos.

El cáñamo y la marihuana son especies vegetales pertenecientes a la familia del Cannabis Sativa, y aunque comparten rasgos en común, tienen propiedades y utilidades distintas. Esto se debe a que dentro de la familia del cannabis, se pueden distinguir tres sub-especies principales: Indica, Sativa, Rudelaris y Afghanica, y mientras el cáñamo pertenece solo a la especie Cannabis sativa, la marihuana puede ser miembro de las tres sub-especies.

Cannabis Sativa

Las variedades de Cannabis Sativa suelen ser morfológicamente más grandes y tienen un ciclo de cultivo más prolongado que el resto de especies. Tienen su origen en países ecuatoriales, donde las temperaturas y las horas de luz son prácticamente iguales en el día y en la noche, durante todo el año. Por este motivo, han evolucionado de forma diferente, con hojas más alargadas y estrechas. Su efecto suele ser menos narcótico y más eufórico que las variedades índicas.

Cannabis Índica

Pertenecen a esta sub-especie, sobre todo, variedades procedentes de Pakistán e India. Sus hojas suelen ser anchas, y su crecimiento más contenido, con tallos fuertes y cogollos densos. El porcentaje de THC y CBD también es mayor en las especies índicas, debido a su mayor concentración de resina. Probablemente, desarrollado, para combatir el ataque de algunas plagas y el frío de la noche, en las latitudes en las que es originaria.

Algunos híbridos de predominancia índica, que se han hecho muy populares en el mundo cannábico, son: la familia Skunk, Critical, Cheese, o Channel +, entre otras.

Cannabis Rudelaris

El cannabis rudelaris (C.sativa var. spontanea) es una planta baja que crece de forma silvestre en zonas de Estados Unidos, Rusia y otras latitudes. Contiene muy poco THC y su crecimiento y floración no depende del fotoperiodo. Esta variedad de cannabis florece cuando alcanza determinados días de crecimiento, sin depender de las horas de luz y oscuridad que reciban. Es a partir del cruce de plantas sativas e índicas con variedades rudelaris, cuando muchos bancos de semillas han conseguido desarrollar las variedades de cannabis autoflorecientes.

Cannabis Afghanica

Se encuadran en esta sub-especie, las variedades originarias de la región denominada hoy en día como Afganistán. Son plantas relativamente bajas, de hojas anchas y color verde oscuro intenso. Son muy conocidas por su elevado contenido en cannabinoides y resina, y muy utilizadas para elaborar hachís. Hash Plant, es una variedad afghanica, de la cual existen muchas versiones.

No existe un consenso entre todos los cultivadores, y muchos, engloban estas plantas dentro del grupo de las Índicas.

¿Qué es el cáñamo?

La legislación española, y la de la mayoría de países europeos, fija un límite legal de concentración de delta 9 tetrahidrocannabinol, para distinguir las variedades de cáñamo de las de cannabis narcótico. Actualmente, existen 25 variedades certificadas, reconocidas, por el Real Decreto 1729/1999, de 12 de noviembre, como cannabis para uso “industrial”, las cuales pueden ser cultivadas sin ningún tipo de licencia o permiso especial. El único requisito administrativo, es no superar el límite establecido de THC, así como, utilizar alguna de las variedades que la legislación reconoce como certificadas para su uso en agricultura.

La cultura del cáñamo está viviendo un resurgir trepidante, debido al redescubrimiento de las propiedades terapéuticas del CBD y otros cannabinoides, presentes en las plantas de cáñamo, al igual que en las de marihuana. En ocasiones, incluso en mayor proporción.

Gracias a su popularización, se están comercializando en todo el mundo, cogollos de cáñamo para fumar, con bajo contenido en THC, de modo que los consumidores pueden aprovechar las propiedades medicinales, sin sufrir el efecto psicoactivo o narcótico, provocado por el THC. Es lo que se llama el mercado; cannabis light, cogollos de CBD o hierba sin THC.

Además, las fibras del cáñamo se siguen utilizando para fabricar cuerdas, textiles, y más de cuatro mil otros productos derivados de la planta, y sus semillas poseen entre un 30 y un 50% más de proteína que el pescado. También contienen antioxidantes, como el caroteno (vitamina A) y la cisteína, además de vitamina E.

No contienen gluten, y sí cantidades significativas de calcio, hierro y fósforo. Por si esto fuera poco, contienen más del 3% de ácido gamma-linoleico (GLA) y se recomienda entre 15 y 20 g para cubrir completamente las necesidades de ácidos grasos. De ella se extrae un aceite más nutritivo que el aceite de oliva.

¿Qué es la marihuana?

Se entiende por marihuana a las sumidades floridas de todas las plantas de cannabis con una proporción suficiente de cannabinoides, para ser consideradas psicoactivas. En la práctica, la legislación europea establece un límite de 0.2% de concentración de THC, para distinguir entre la marihuana como “droga” y el cáñamo industrial.

De la definición anterior, se puede deducir, que se entiende por marihuana, a toda especie de cannabis, que posea un elevado contenido de cannabinoides psicoactivos (THC). Algunos países como Suiza e Italia, establecen el límite en un 0.6 %, dando lugar a la aparición de cada vez más, variedades y cruces con muy bajo contenido en tetrahidrocannabinol y un alto contenido en cannabidiol (CBD) y otros cannabinoides sin poder narcótico.

En ocasiones, los cogollos de estas plantas son “enriquecidos” con terpenos naturales, para potenciar sus cualidades organolépticas así como las propiedades medicinales de los mismos.

En términos generales, podemos decir, que las autoridades consideran que la marihuana es como una droga, a todas las sumidades floridas o derivados de la planta de cannabis cuya concentración de THC supere a los estándares establecidos para ser considerados cáñamo industrial.

Aunque la legislación vigente es un tanto ambigua, y no permite la venta de cogollos o derivados del cáñamo, si estos están destinados al consumo humano, las empresas comercializadoras, los distribuyen como “ambientadores naturales” o artículos de colección no aptos para consumo humano.

A pesar de esto, se están logrando cada vez más avances encaminados a la regulación o normalización del cannabis, en cada vez más países. Aunque por desgracia, las motivaciones siguen siendo más económicas que sociales.

2 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad
Rudy G
2020-09-14 02:58:24

Muy completo gracias

Semillas Baratas
2020-09-14 13:27:06

Muy amable Rudy. ¡Salud y buenos humos! :)