Cada vez son más populares los concentrados y extractos de marihuana, como el aceite de CBD, debido a sus numerosas propiedades medicinales y beneficiosas para la salud. Este creciente interés ha hecho surgir un floreciente mercado de este tipo de productos ricos en CBD (cannabidiol) en todo el globo. Lamentablemente, en España, gracias a la presión de las compañías farmacéuticas, se ha suspendido la venta de este tipo de productos, alegando que no se pueden encuadrar dentro de la categoría de suplementos alimenticios. De este modo, se prohíbe el acceso a este remedio ancestral, hasta que sea finalmente declarado un medicamento por la Unión Europea y solo las grandes multinacionales farmacéuticas puedan comerciar con el.

Sin embargo, hoy os vamos a enseñar un método muy sencillo, para realizar en casa vuestro propio aceite de marihuana, con elevado contenido en CBD y muy bajos niveles de THC. Consiguiendo un excelente aceite, con todo el poder medicinal, pero sin ser excesivamente psicoactivo o narcótico.

¿Por qué utilizar aceite de oliva?

Los cannabinoides son muy poco solubles en agua, pero muy solubles en sustancias grasas, como el aceite de oliva o la mantequilla, así como en alcohol, etanol, alcohol isopropílico, etc. Por este motivo, las infusiones o tinturas de marihuana no deben realizarse con agua.

Gracias a esta propiedad de los cannabinoides de ser altamente solubles en líquidos grasos, podemos aprovecharnos para extraer de forma fácil, la mayoría de cannabinoides y terpenos, con cualquier aceite o manteca, preferiblemente de origen vegetal (coco, semillas de cáñamo, oliva, etc.) El resultado es un aceite, altamente concentrado, de fácil dosificación y administración, para personas que no desean fumar o vaporizar el cannabis.

¿Cómo conseguir un aceite con elevado contenido de CBD y bajos niveles de THC?

La respuesta a esta pregunta está en las semillas de marihuana rica en CBD, algunas de las cuales, como Dinamed CBD (Dinafem), arrojan niveles en torno a 0.4 - 0.6% THC y 14 - 16% CBD. Gracias a su escaso poder narcótico, el cual viene determinado fundamentalmente por el THC, son la opción ideal para usuarios no habituados al cannabis.

Otra opción son los cogollos de cáñamo, una variedad del cannabis, de cultivo legal, debido a que sus niveles de THC están por debajo de 0.2%. Límite legal establecido en Europa para diferenciar la marihuana del cáñamo, puesto que las dos son la misma especie; Cannabis sativa L. Estos cogollos, poseen entre un 4 y un 10% de CBD y se pueden adquirir fácilmente en el mercado online y en comercios especializados, así que si no sois cultivadores, o no tenéis acceso a cannabis rico en cbd, estas flores pueden ser vuestro ingrediente básico para elaborar este aceite medicinal.

Por último, también existen en el mercado, extractos de Cannabidiol (CBD) en polvo, con una concentración incluso del 99%, que nos permiten realizar aceites de cbd de cualquier concentración. Este cannabidiol en polvo puede disolverse sencillamente en el aceite que deseéis, de forma que si añadís 500 mg de cbd en polvo a 10 ml de aceite de oliva, el resultado será de 50 mg de CBD en cada mililitro del preparado.

Hora de ponerse “manos al aceite”! ¿Qué necesitamos?

Para elaborar 250 ml de aceite de cbd infusionado en aceite de oliva necesitamos:

  • 15 a 25 gr de cogollos ricos en CBD
  • 250 ml de aceite de oliva, aceite de semillas de cáñamo, aceite de coco, etc.
  • Un cazo pequeño y otro mediano.
  • Un colador de tela.

Una vez recopilados todos los ingredientes y materiales, es hora de “cocinar” esta sencilla receta, que nos disponemos a exponer paso a paso.

  1. En primer lugar, hay que desmenuzar bien los cogollos para ayudar a desprenderse los tricomas y cannabinoides con mayor facilidad.
  2. Seguidamente, en el cazo grande, se pone agua a calentar.
  3. A continuación se ponen los cogollos triturados en el cazo pequeño y le añadimos el aceite.
  4. Colocar el cazo pequeño con los cogollos y el aceite, sobre el agua caliente del cazo grande.
  5. Mantener al baño maría, durante 5 o 6 horas, a fuego medio - bajo, de modo que el aceite nunca supere los 70 - 75º C.
  6. Transcurrido este tiempo, se filtra el aceite con el colador de tela. Y ya tenéis listo vuestro aceite medicinal de cannabis.

Algunos Weedo - consejos

Es muy importante, no calentar demasiado el aceite, y nunca superar el límite de 75º C. porque algunos de los cannabinoides se deterioran y volatilizan si son expuestos a temperaturas mayores.

Cuanto mayor sea la cantidad de marihuana utilizada y la potencia de la misma, mayor será la concentración del aceite obtenido. Del mismo modo, se puede multiplicar la concentración del aceite, si se repite el proceso de infusionado añadiendo cogollos nuevos. Este proceso se puede repetir tantas veces se quiera, hasta obtener niveles de cannabinoides casi tan elevados como se desee.

Por último, si os decidís a probar vosotros mismos las cualidades de este concentrado de CBD (y THC) se recomienda empezar a tomarlo por la noche, comenzando con dosis pequeñas, aumentando gradualmente, hasta obtener el efecto deseado. No debemos olvidar, que al infusionar los cogollos en el aceite, estamos diluyendo los cannabinoides de toda la hierba en 250 ml de aceite. Obteniendo un líquido con altas concentraciones, de cannabinoides, no solo CBD, sino también THC, aunque en menor medida, si partimos de variedades con muy bajo contenido de tetrahidrocannabinol. Por este motivo se recomienda empezar a tomarlo gradualmente, sobre todo en personas no habituadas a los efectos de la marihuana.

Ya no hay excusa para no beneficiarse de las innumerables propiedades de esta planta, sin necesidad fumar ni vaporizar.

Salud y buenos humos!