¿Cuándo realizar el trasplante?

En nuestro anterior artículo os contábamos cómo germinar semillas de marihuana, así que en el de hoy os explicaremos una guía para trasplantar la semilla de marihuana después de germinar. Que es el siguiente paso a seguir; una vez que las plántulas ya han nacido y están listas para crecer y desarrollarse. Este es el momento del trasplante a un recipiente, maceta o espacio de cultivo adecuado.

Es un proceso sencillo pero hemos de ser cuidadosos y seguir una serie de pasos y recomendaciones. Para asegurarnos el éxito y evitar dañar las delicadas raíces; y estresar lo menos posible a las plantas durante el proceso.

¿Cuándo realizar el trasplante?

Importancia de elegir un buen substrato

Un punto muy importante en todo esto es saber como realizar el trasplante. Una vez que las semillas han germinado y podemos ver los dos cotiledones y primeras hojas dentadas; es el momento de trasplantar el jiffy al medio de cultivo ideal; para la fase de crecimiento y floración.

Es importante no retrasarnos y no dejar las plantas mucho tiempo en los jiffys. Porque el cannabis se desarrolla muy rápido; y el sistema radicular necesita substrato para poder expandirse y captar nutrientes para alimentar a la planta.

Si tardamos mucho tiempo en trasplantar nuestras plantas, el crecimiento se ralentizará entorpeciendo y retrasando el desarrollo sano y vigoroso.

¿Qué tamaño de maceta escoger?

La respuesta a ¿Qué tamaño de maceta escoger? Depende de varios factores, como de si vamos a cultivar en interior o exterior; el tamaño de la zona de cultivo, el número de plantas. La genética, y las técnicas de cultivo empleadas.

Podemos utilizar macetas de diversos tamaños según las necesidades y nuestro método de cultivo, así como también podemos trasplantarlas directamente en el suelo (previamente bien acondicionado) si cultivamos en exterior. En términos generales, para cultivos en interior, se suele recomendar realizar un primer trasplante a un tiesto de 3 - 7 litros para la etapa de crecimiento, Y posteriormente, volver a trasplantar las plantas a macetas de 11 litros al pasar a la fase de floración.

No se suelen utilizar macetas de mayor tamaño para cultivos indoor; porque la planta de marihuana continuará creciendo hasta que las raíces hayan colonizado casi por completo el sustrato. Obteniendo de esta forma plantas muy altas y ramificadas que dificultarían mucho su manejo en el cultivo en interior.

En cambio si vamos a realizar nuestro cultivo en exterior; si nos interesa utilizar macetas de mayor tamaño si queremos obtener plantas de gran porte y producción. Por lo general, cuanto mayor sea el recipiente de cultivo; mayor será el tamaño de la planta y la producción final de cogollos.

Importancia de elegir un buen substrato

Independientemente de si cultivamos en exterior o indoor, y sea cual sea el tipo de maceta escogida, la elección de un buen substrato de cultivo es fundamental para obtener unos resultados de calidad.

Elegir un buen medio de cultivo bien equilibrado; es tan importante como la genética de las semillas utilizadas o la calidad de los fertilizantes utilizados. La mejor semilla del mundo no daría ni el 50% de su potencial; si la sembramos en un mal sustrato, con mala oxigenación. Un PH y electro conductividad muy elevados; presencia de bacterias y esporas de hongos que pueden infectar nuestras plantas, etc.

Por este motivo; te recomendamos realizar una búsqueda comparativa y pedir consejo en tu growshop de confianza; para escoger el medio de cultivo ideal para las necesidades del cannabis.

¿Cómo realizar los trasplantes?

¿Cómo realizar los trasplantes?Ya hemos visto cuando es el mejor momento, ahora toca como realizar los trasplantes de un lugar a otro. Una vez tenemos el tipo de substrato y de maceta que mejor se adapta a nuestras necesidades; solo nos queda trasplantar nuestras pequeñas amigas a su nuevo y confortable hogar.

Para ello basta con llenar la maceta con el sustrato; procurando desmenuzar los terrones que a veces se forman en el proceso de envasado y conservación. Cuanto más fino, suelto y esponjoso dejemos el medio de cultivo; el sistema radicular de la planta se desarrollara con mayor facilidad y rapidez. Propiciando así plantas más sanas y productivas.

Cuando tengamos las macetas llenas; las regamos antes del trasplante (para evitar dañar la pequeña raíz en el proceso). Y una vez húmeda la tierra realizamos un agujero en el centro de la medida del jiffy; y lo introducimos con cuidado directamente en la tierra. Cubriéndolo con el sustrato de tal modo que el tallo con los dos cotiledones; sobresalga 1 cm aproximadamente del suelo.

Para trasplantar una planta de una maceta pequeña a otra más grande el sistema es similar:

  1. En primer lugar, llenaremos con el sustrato la maceta de mayor tamaño; dejando espacio para introducir el cepellón de la planta con las raíces.
  2. Sacamos la planta del macetero de origen. Para ello, colocamos la palma de la mano sobre el substrato; de tal modo que el tallo de la planta quede entre los dedos anular y corazón. A continuación; giramos la maceta para dejar la planta boca abajo; y de este modo extraer la tierra junto con las raíces (cepellón); sin que se nos caiga y sin dañar la planta.
  3. Por último solo nos queda introducir el cepellón con mucho cuidado en el nuevo recipiente y cubrir con el substrato hasta rellenarlo por completo.
  4. Regar generosamente.

Aspectos importantes a tener en cuenta

Aspectos importantes a tener en cuenta

Pero antes de nada hay que tener en cuenta aspectos muy importantes que pueden llegar a variar todo el resultado.

  • No coloques nunca una planta recién trasplantada directamente bajo el sol en las horas de más calor del día. Déjalas un día o dos protegidas del sol directo en las horas más calurosas y ve exponiéndolas poco a poco para que se adapten a su nuevo entorno.
  • Cuando realices los trasplantes se lo más cuidadoso posible; para evitar dañar y manipular lo menos posible la raíz y tallo de las plantas. Pues son muy frágiles y se pueden dañar con facilidad; en las primeras etapas de vida.
  • Evita la exposición directa de las raíces al sol en el proceso de los trasplantes; la raíz es fotosensible y puede provocar estrés y retraso en el desarrollo de la planta.
  • Si cultivas en exterior directamente en suelo; acondiciona muy bien el terreno con antelación, removiendo y enriqueciendo la tierra. En caso de que sea necesario, mezclandola con una buena turba; fibra de coco, perlita o humus de lombriz. De tal modo que quede bien aireada, esponjosa y sin apelmazar.
  • Evita que el sustrato quede excesivamente compacto o apelmazado. Esto dificulta a las raíces extenderse y abrirse paso para absorber nutrientes.

Los consejos de Weedo

Y con toda esta explicación hemos llegado al final y por consecuente a los consejos de Weedo.

* Cuando realizamos los trasplantes; podemos dar una ayuda o empujoncito a nuestras plantas; añadiendo en el primer riego un buen estimulador de raíces.  La dosis mínima recomendada por el fabricante para plantas recién nacidas.

* Escoge siempre semillas feminizadas de la mayor calidad para que tus esfuerzos se vean recompensados y obtengas grandes y deliciosos frutos ;)