Algunos os habréis hecho esta pregunta alguna vez; otros tal vez habéis oído hablar de ello al típico amigo cultivador experimentado, mientras que otros seguramente nunca os lo habías preguntado. Pues bien, ¿Se puede germinar semillas de marihuana completamente sin luz? La respuesta es SÍ.

¡Ojo! Hablamos de germinar. Una vez que la semilla se rompa y la plántula eclosiona, necesita luz natural o artificial para poder realizar la fotosíntesis. Para poder captar la energía y CO2 suficiente para metabolizar los nutrientes adquiridos en el sustrato. Y por consiguiente crecer, florecer y madurar...

De hecho, casi todas las semillas en la naturaleza germinan en oscuridad; de hecho la luz puede llegar a inhibir la germinación. Cuando han madurado caen de su planta madre y son transportadas por el viento; animales o insectos. Una vez depositadas en la tierra, al ser de tamaño tan pequeño, quedan enterradas o cubiertas por restos de hojas, ramas, hierba seca, etc. Quedan en oscuridad en estado de letargo; hasta que se dan las condiciones de temperatura y humedad adecuadas para germinar. Recordamos que las semillas solo necesitan cierto nivel de humedad y temperatura para germinar.

¿Por qué necesitan luz las plantas una vez germinadas?

¿Se pueden germinar semillas sin luz?

Las plantas necesitan luz una vez germinadas porque es de ahí de donde obtienen la energía para seguir creciendo; además de una fuente de calor. Las plantas absorben el agua y los nutrientes del suelo, por medio de las raíces y, son transportados hasta las hojas donde se almacenan y se metabolizan para que puedan ser asimilados por la planta.

Podríamos decir, que las hojas son las fábricas de alimentos de los vegetales. Es decir, los nutrientes absorbidos por las raíces no son asimilables por las plantas directamente; sino que han de ser transformados en los elementos asimilables, almidones y azúcares.

Es en este proceso de transformación de los nutrientes en almidones y azúcares es dónde entra en juego la luz y el dióxido de carbono (CO2). Las hojas captan la energía del sol o de la luz artificial y CO2 del aire, la utilizan para metabolizar los nutrientes y transformarlos en sustancias asimilables para la planta.

Este es el motivo por el que las especies del reino vegetal, incluida el cannabis, necesitan la luz para vivir.

¿Cómo germinar semillas de marihuana sin luz?

¿Cómo germinar semillas sin luz?

Antes de empezar a contarte qué pasos son los que necesitas para germinar semillas de marihuana sin luz te diré que el proceso es bastante sencillo. Por lo que te animo a que lo hagas y nos dejes en los comentarios cómo ha ido todo.

El método a seguir es prácticamente igual que el que seguimos para germinar semillas de marihuana en condiciones normales. La única diferencia es que lo haremos todo a oscuras sin necesidad del sol o equipos de iluminación artificiales.

  1. Para empezar necesitas una zona que esté completamente a oscuras y unos jiffys o pequeñas macetas o semilleros con turba.

  2. Deberás hidratar los jiffys hasta que se hinchen por completo o si utilizas macetas riégalas bien.

  3. Introduce una semilla en cada jiffy o maceta sin enterrarla demasiado (0,5 cm).

  4. Por último y más importante; asegúrate de que la temperatura en el sitio de germinación esté siempre entre 21 y 28ºC; y de que el sustrato siempre esté húmedo pero no encharcado. Para ello podemos colocar los semilleros cerca de una pequeña estufa; o colocar una manta eléctrica para uso en jardinería si es invierno.

Para asegurarnos de que los jiffys permanecen a oscuras siempre los podemos poner sobre una bandeja o tupper pequeño y éste colocarlo dentro de una caja de cartón cerrada para que no entre nada de luz en el interior.

Si seguís estos pasos, en unos pocos días veréis germinar las pequeñas plantas; con unos asombrosos cotiledones de color blanco, en lugar del verde natural. Si, habéis leído bien, las plantas recién nacidas tendrán color blanco, debido a que no han sintetizado clorofila al no recibir luz.

¿Qué es la clorofila? ¿Cual es su función?

La clorofila es un pigmento presente en las hojas y es el responsable de que tengan color verde. La clorofila realiza un papel fundamental en la fotosíntesis, al ser la encargada de captar los fotones de luz del sol, p de la iluminación artificial y transformarlos en energía; que luego se utilizará para metabolizar los nutrientes.

Por este motivo, volvemos a repetir que el cannabis y todas las plantas en general pueden germinar (nacer) sin luz pero necesitan la luz para poder desarrollarse y seguir viviendo.

Si mantenemos las plantas recién nacidas en completa oscuridad durante bastantes días morirán. Debido a que agotarán las reservas de nutrientes presentes en la semilla, ya que no pueden metabolizar y asimilar los nutrientes sin falta de luz.

¿Existe alguna ventaja en germinar la marihuana sin luz?

Ventajas de germinar sin luz

La respuesta depende principalmente de si cultivamos en indoor o en exterior y del clima de la zona donde vivamos o la estación del año en que estemos. Es decir, si estamos en primavera o verano no necesitamos encender la luz artificial para proporcionar luz ni calor, con el consiguiente ahorro en la factura eléctrica.

En cambio, si es invierno o las temperaturas donde vivís bajan del límite antes mencionado de 21 – 22ºC, y queremos germinar sin utilizar luz, necesitaremos aportar el calor necesario a las semillas para que puedan germinar. En el caso de utilizar una estufa o manta eléctrica será un coste adicional.

Conclusión

Germinar semillas de marihuana sin luz no tiene realmente muchas ventajas aparentes. Más allá de la mera experimentación para obtener mini plantitas blancas recién nacidas.

Pues el ahorro energético en iluminación tendremos que invertirlo en calefacción si las temperaturas no son óptimas. Por otro lado, aunque las semillas no necesitan luz para eclosionar deben de tener un aporte de luz, imitando las condiciones naturales. Es decir, las semillas enterradas o jiffys si reciben luz, resulta beneficioso para ayudar a la germinación.

La luz transmite energía en forma de calor a la tierra donde está la semilla enterrada; esta energía en forma de calor ayuda a la semilla a salir de su estado de latencia, hidratarse y germinar. Además, el aporte de luz sobre el sustrato en los primeros momentos ayuda a la raíz y a la planta recién nacida a orientarse mejor facilitando su desarrollo rápido y sano.

El consejo de Weedo:

Y aquí viene el consejo de Weedo. Si os animáis a realizar el experimento es muy importante no exponer las pequeñas plantitas blancas directamente a la luz solar o a los foco. Al carecer de clorofila no pueden asimilar la radiación lumínica muy intensa y sufrirían un golpe de calor y no sobrevivirían.

Para evitar el golpe de calor, y la consiguiente tragedia, siempre hay que colocar las plantas en un lugar sombreado el primer día e ir exponiéndola gradualmente a la luz directa en los días siguientes. De este modo, damos tiempo a las pequeñas plantas a sintetizar poco a poco la clorofila que necesitan.

Weedo no recomienda realizar este experimento con semillas autoflorecientes, porque se estresan más fácilmente y pueden tardar más en adaptarse al pasarlas de oscuridad a luz (esos 3 o 4 días de adaptación al nuevo entorno harán que la planta crezca menos produzca menos flores).

¡Ah, se me olvidaba! Si os ha gustado el artículo y lo consideras útil, lo podéis compartir en vuestras redes sociales preferidas haciendo clic más abajo o dejando un comentario.

Muchas gracias y buenos humos! :)