js_def
Carrito de compras Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos:
Total envío:  A determinar
Total
Continuar la compra Ir a la caja

Cómo germinar semillas de marihuana

A todo buen fumador le interesará lo que vamos a contar a continuación. ¿Por qué? Pues porque os vamos a dar las claves para que podáis germinar semillas de marihuana vosotros mismos. De una manera fácil, cómoda y muy eficaz. ¿Ya hemos captado vuestra atención atención eh?

Cada vez son más las personas que se animan a lanzarse a cultivar ellas mismas sus propias plantas de marihuana, ya sea por la dificultad de conseguir el cannabis en la calle. Porque cada vez el autocultivo está más aceptado y mejor visto. O simplemente porque se lo toman como hobby.

También hay mucha otras personas que en un primer momento se animan con el autocultivo. Pero que finalmente lo acaban dejando, ya que ven demasiado complicado eso de plantar ellas mismas las semillas de marihuana. Nosotros somos perfectamente conscientes de esto. Y por ello hemos querido crear un post específico en el que os vamos a dar toda la información para que podáis germinar semillas de marihuana fácilmente.

Y es que el principal problema que aparece al germinar semillas de marihuana está directamente relacionado con la falta de información, lo que lleva a realizar el proceso de manera incorrecta y, en muchos casos, acabar dejándolo a mitad.

¿Qué necesitarás para plantar tus semillas de cannabis?

  1. Semillas de marihuana
  2. Papel de cocina
  3. Tupper de plástico
  4. X-Seed de B.A.C.
  5. Papel de plata en caso de que el tupper sea transparente

Pasos a seguir para germinar semillas de marihuana correctamente:

#1 – Prepáralo todo

Antes de hacer nada, lo primer será prepararlo todo. Coge todo lo que vayas a necesitar para así tenerlo a mano y no perder tiempo en buscarlo. Aprovecha también la preparación para empapar las semillas de cannabis en el X-Seed de B.A.C. que has comprado previamente. Introdúcelas en el líquido y remuévelas con la ayuda de una cuchara durante un par de minutos. Después déjalas reposar durante una hora aproximadamente.

#2 – Pasamos a la germinación

Mientras dejas las semillas sumergidas en el X-Seed, ve preparando el tupper. Para ello coge el papel de cocina y humedécelo un poco en agua sin llegar a provocar un charco. Después reviste el fondo del tupper con el papel, como si fuera una cama. Aquí te recomendamos que apliques tres capas de papel húmedo, ya que de esta manera estará acolchado. Y se mantendrá húmedo durante más tiempo, lo que será muy beneficioso para las semillas.

#3 – Realiza la separación

El siguiente paso será retirar las semillas del líquido X-Seed de B.A.C. Siempre y cuando se hayan mantenido en su interior al menos sesenta minutos. Para ello utiliza una cuchara y lleva mucho cuidado, ya que de lo contrario podrías dañar las semillas. Una vez las estés retirando, ve introduciéndolas en el tupper, repartiéndolas correctamente. Y con el suficiente espacio para que después las raíces no se enreden entre ellas cuando crezcan.

#4 – Cubre las semillas

Ahora que ya tienes las semillas dentro del tupper, tendrás que cubrirlas utilizando de nuevo papel de cocina húmedo. Asegúrate de cubrir las semillas en su totalidad y que queden perfectamente colocadas entre las dos capas de papel.

#5 – Cerrar el tupper

Lo siguiente que tendrás que hacer será cerrar el tupper, y debes hacerlo con mucho cuidado. Utiliza el papel de plata y tapa el tupper en su totalidad sin dejar ninguna superficie a la intemperie. De esta forma conseguirás mantener el papel húmedo y evitar que se seque con el paso del tiempo.

#6 – Dale temperatura

Para que las semillas crezcan correctamente deben estar a la temperatura adecuada para ello. Durante el invierno será más complicado encontrar la temperatura ideal. Siendo recomendable recurrir a alguna fuente que emita el calor necesario, sin llegar a excedernos. Una buena opción es situar el tupper encima de la televisión, del ordenador, del router… Elementos que emiten calor, pero que en ningún caso llega a ser excesivo.

#7 – Al día siguiente…

Deja el tupper sobre el aparato que hayas elegido durante un día entero. Cuando lo vuelvas a coger, las semillas deberían haber comenzado a abrirse, y en caso de no ser así. Déjalas unas seis horas más y vuelve a comprobar el estado. Si pasado este tiempo continúan sin abrirse. Todo apuntará a que se ha fallado en alguno de los pasos, teniendo que empezar de nuevo. Si efectivamente sí que se han abierto y ya han comenzado a asomar las primeras raíces. Debes trasplantarlas a la tierra lo antes posible, y siempre con mucho cuidado. Ya que este es posiblemente el paso más delicado.

#8 - ¿Cómo tratarlas en la tierra?

Entramos en el último paso; la tierra. Una vez las semillas hayan germinado tendrás que trasplantarlas a una maceta. O a un huerto que disponga de la cantidad de tierra necesaria. Hay gente que opta por pasarlas a un taco de lana de roca o a un coco. Pero a nosotros nos gusta más la opción tradicional.

La tierra nunca falla. Nuestra recomendación es que cojas el tiesto de una maceta. Y lo rellenes con aproximadamente medio kilo de tierra para cultivo. Una vez tengas la tierra, riégala perfectamente antes de insertar las semillas. Eso sí, en ningún caso llegues a encharcar la tierra. Ya que al igual que con el papel de cocina, deberá quedar húmeda.

Después haz tú mismo un agujero con tu dedo de un centímetro más o menos, e incluye una semilla. Siempre con la raíz mirando hacia abajo. Cúbrela con la propia tierra que habías quitado con el dedo. Y asegúrate de que quede a medio o un centímetro de la superficie. Una vez realizado este paso ya debería estar todo hecho y listo para que la semilla pueda cobrar vida.

Para ello deberás ponerlas al sol (aprovecha los meses de verano), y en caso de que no haya sol. Utiliza unas lámparas especiales para el cultivo. En unos días la semilla debería comenzar a crecer. Verás como las semillas se estiran hacia arriba, pero no te asustes. Todo estará bien, y es que esto lo hacen para buscar la luz.

Deja pasar 10 días y vuelve a traspasar las semillas a una maceta más grande. Que te permita incluir unos 3,5 kilos de tierra. De esta forma podrás enterrar el tronco de la semilla en su totalidad. Y conseguir que salga de una manera más contundente. ¿Qué te ha parecido? Ahora ya tienes toda la información que necesitas saber para germinar tus semillas y elaborar tú mismo tus propias plantas de marihuana. Solo te falta animarte y dar el paso. ¡No olvides enviarte una foto cuando tengas tu planta!