En la anterior entrada os contamos nuestros métodos preferidos para la germinación de semillas de marihuana medicinal. Pero no menos importante es una correcta elección y diseño del espacio de cultivo si queremos asegurarnos una cosecha exitosa y sin problemas. Por este motivo, hoy vamos a tratar de explicar de forma sencilla todos los aspectos a tener en cuenta, a la hora de escoger el lugar donde cultivaremos nuestras plantas favoritas.

En primer lugar, debemos diferenciar entre cultivo de cannabis indoor o en interior, y el cultivo en exterior. Teniendo en cuenta las ventajas e inconvenientes de cada método, así como nuestros recursos y habilidades, tendremos que decidir cuál de los dos sistemas se adapta mejor a nuestras necesidades.

Diferencias entre el cultivo en interior y en exterior

Tradicionalmente la marihuana ha sido cultivada en pequeños huertos, jardines, balcones y terrazas, utilizando solo la energía del sol, agua, sustrato y algún fertilizante, como se ha hecho con el resto de especies hortícolas y ornamentales a lo largo de la história.. Pero desde hace varias décadas, el cultivo de cannabis en espacios interiores, con la ayuda de equipos de iluminación de alta presión de sodio (HPS) está ganando cada vez más popularidad en casi todo el mundo, entre los amantes de esta planta.

Existen diferencias significativas y factores determinantes entre estos dos sistemas de cultivo, y ambos tienen sus ventajas e inconvenientes. Al final de este artículo tendreis todas las herramientas necesarias para poder llevar a cabo vuestra elección teniendo claros todos los conceptos básicos importantes.

En líneas generales podemos decir que en el cultivo en interior, tenemos los parámetros de cultivo totalmente controlados, como si se tratase de un laboratorio. Seremos nosotros quien tendremos que proporcionar, mediante equipos especiales, la energía lumínica, la ventilación, la humedad y la temperatura ideal, para que nuestras plantas puedan desarrollarse. En cambio, cuando cultivamos en exterior, dependemos de los factores climáticos externos, que estarán condicionados por la zona geográfica en que vivamos.

Recordamos que el cannabis es una especie que prefiere climas cálidos y templados para su desarrollo, por lo que tendremos que tener esto en cuenta a la hora de elegir uno u otro sistema.

Ventajas del cultivo en interior

- Tenemos todos los factores controlados.
- Discreción. Los cultivos de interior son más difíciles de detectar por curiosos y amigos de lo ajeno.
- Podemos realizar varias cosechas al año.
- Podemos cultivar en climas fríos, en los que en exterior es difícil obtener buenas cosechas.
- Mayor protección frente al ataque de plagas.

A pesar de todas estas ventajas, el cultivo de cannabis en interior requiere de una inversión económica en los equipos necesarios para poder llevarlo a cabo; kits de iluminación, extracción, intracción, filtros de olor, etc. En nuestra tienda online puedes encontrar todos los materiales necesarios a los precios más competitivos del mercado. A continuación explicaremos los requisitos de una sala de cultivo interior y todos los materiales que necesitareis.

Requisitos de un espacio de cultivo de cannabis indoor

Para cultivar cannabis en interior necesitareis un espacio de al menos 1 x 1 m. aunque cuanto mayor sea el espacio, más plantas podremos cultivar y en mejores condiciones. El primer concepto que debemos tener presente en todo momento, es que la zona de cultivo deberá ser un área perfectamente limpia e higienizada, para evitar la presencia de patógenos y hongos que pudieran afectar a las plantas.

Lo ideal es una pequeña habitación, despensa, o trastero que podamos dedicar a nuestro jardín interior. Pero si en casa no disponéis de tanto espacio, en nuestra web también podéis adquirir armarios de cultivo especialmente diseñados para el cultivo de cannabis. Existen de todas las medidas, para poder adaptarse a las necesidades de cada cultivador.

Como norma general, en un espacio de 1,20x1,20 metros podéis cultivar 9 plantas en macetas de 11 litros, o 15 plantas si utilizais macetas de 7 litros. No es recomendable poner demasiadas plantas en un espacio reducido, porque la luz no puede penetrar bien en las partes bajas de las plantas y estas competirán entre ellas, pudiendo causar estrés en el crecimiento y una pérdida de producción y calidad de la cosecha final.

Materiales básicos para un cultivo interior

Una vez hemos elegido nuestro espacio o armario de cultivo y lo tenemos totalmente limpio, es el momento de empezar a instalar los elementos encargados de proporcionar el microclima ideal para nuestras plantas favoritas. Necesitamos:

- Kit de iluminación HPS, LEC o LED
- Extractor e Intractor de aire. Indispensable para extraer el calor generado por las lámparas e introducir aire fresco y limpio.
- Ventilador oscilante, para mover el aire en el interior de la sala.
- Filtro de olor de carbón activo. Son filtros especiales para neutralizar el potente olor del cannabis cuando está en floración.
- Termohigrómetro, para controlar los valores de temperatura y humedad.
- Temporizadores para encender y apagar las lámparas automáticamente.
- Maceteros, sustrato, semillas de interior y fertilizantes.

Con estos pocos materiales y un poco de dedicación, cualquier autocultivador puede garantizarse un suministro de cogollos de la mejor calidad durante todo el año. Es muy importante realizar la instalación de todos los enchufes y equipos electrónicos de forma segura y alejados de la humedad y el agua. Así como la utilización de filtros de carbón y otros sistemas de neutralización del olor (ozonizadores, geles neutralizadores, etc) para evitar que el olor de los cogollos impregne todo el vecindario.

Una vez instalados todos los sistemas de iluminación y ventilación, debéis regularlos de tal modo que la temperatura se mantenga siempre entre 20 y 26º C y con una humedad relativa entre el 50 y el 60%. En la próxima entrada explicaremos con más detalle las diferentes opciones de iluminación y el diseño de un espacio de cultivo de interior.

El espacio de cultivo en exterior

Si sois de la vieja escuela, o preferís el método tradicional, cultivando en exterior podréis obtener grandes cosechas de hasta 1 kilogramo por planta o más con algunas variedades feminizadas. En el hemisferio norte, en la zona templada se pueden realizar una o dos cosechas al año, si utilizamos un invernadero para proteger a las plantas del frío invernal. En los últimos años, gracias a la aparición de las variedades autoflorecientes, con un ciclo de 3 meses, independientemente del fotoperiodo. El cultivador puede asegurarse 2 o 3 cosechas cada año.

Cuando cultivamos semillas de cannabis en exterior es especialmente importante que nadie pueda ver nuestra plantación, recordamos que la marihuana es todavía ilegal en muchos países y su cultivo está penalizado por la ley. Por este motivo, recomendamos elegir un sitio resguardado, y que las plantas no sean visibles desde ningún lugar cercano. Las mallas de ocultación son útiles en estos casos.

Al mismo tiempo es necesario que las plantas reciban al menos de 6 a 8 horas de luz solar directa, siendo la producción final mayor, cuanto más horas de sol reciban. Lo ideal es un espacio orientado al sur y protegido del viento. Las plantas pueden sufrir daños en las ramas y el tronco si los vientos son fuertes, podemos usar tutores de bambú u otros materiales para protegerlas frente al viento. Recomendamos colocar las plantas con una distancia mínima de 1 a 1,5 metros entre cada una de ellas, para que las raíces no compitan entre ellas, ni las ramas se hagan sombra unas a otras.

Por último, es fundamental, cuando cultivamos en exterior realizar una prevención contra el ataque de plagas y algunos insectos y animales que pueden dañar las plantas de cannabis. Para protegerlas frente a los conejos, ratones, caracoles y otros animales que podemos encontrar en el campo es recomendable rodear las plantas con una malla metálica o plástica de cuadros pequeños. El extracto de neem, el jabón potásico o el extracto de ortiga, son algunos insecticidas naturales muy utilizados para prevenir el ataque de plagas que afectan a la marihuana en exterior.

Os esperamos la próxima semana con nuevas ideas y trucos para todos los amantes del cannabis.

Salud y buenos humos!