Cultivo de exterior para principiantes

Weedo | Co-CIO
03/08/2020 | Actualizado: 04/01/2021 03/08/2020
0 | 0 0 valoraciones
305
Compartir:

El cultivo en exterior de marihuana es una forma sencilla de asegurarte tu propia cosecha de cogollos, sin demasiado esfuerzo. Al contrario que en los cultivos indoor, en los cultivos en exterior, las plantas aprovecharán la luz solar y no es necesario utilizar ningún sistema de iluminación, extractores o ventiladores.

Desde nuestra experiencia, realizar las primeras siembras en exterior, es la mejor forma de iniciarse en el autocultivo de cannabis, sobre todo para cultivadores con poca experiencia en jardinería en general. La planta de cannabis es una planta vigorosa y que se adapta bien a casi todos los tipos de cultivos y a los diferentes climas. Sin embargo, siempre es necesario tener unas premisas básicas presentes. Como todo ser vivo, la planta de marihuana requiere de ciertos cuidados y de unas condiciones ambientales apropiadas para desarrollar su máximo potencial.

¿Cuándo es la mejor fecha para cultivar marihuana en exterior?

La marihuana es una planta que prefiere climas templados, cálidos o tropicales para vivir, aunque existen variedades perfectamente adaptadas a condiciones más adversas, propias de los climas fríos y continentales. Prueba de ello, es que se pueden encontrar variedades autóctonas de cannabis en todos los continentes excepto los polos.

Esta preferencia por las zonas templadas se debe, a que las semillas de cannabis requieren de una temperatura entre 20 y 25 ºC para poder germinar, así como una humedad relativa elevada. Por este motivo la época natural de siembra es en primavera, cuando los días comienzan a ser más cálidos, y las noches menos frías. Y suelen estar listas para cosechar entre finales de agosto y principio de octubre.

Elegir un buen lugar de cultivo

A pesar de que el cannabis es una planta fuerte que puede cultivarse casi en cualquier sitio, cuanto mejor sean las condiciones del lugar y ambientales, mejores resultados dará vuestro esfuerzo. Sea cual sea el lugar decidido para la plantación, hay que tener en cuenta algunos factores fundamentales, que determinarán el éxito o el fracaso del proyecto: la situación, la cantidad de horas de sol recibidas, el tipo de semillas, la calidad del terreno y la pericia del jardinero.

La marihuana es una planta llamativa y que desprende un potente olor, sobre todo cuando está en floración o a punto de cosechar. Durante el proceso, son plantas que pueden crecer bastante y alcanzar más de 2 metros de altura, razón por la que el lugar elegido debe estar protegido de las vistas indiscretas y pasar lo más desapercibido posible. Una terraza soleada, un patio, un huerto, la azotea, o escondidas en el campo (cultivo de guerrilla) son sólo algunos de los ejemplos de lugares donde cultivar. Si el balcón o terraza es visible desde la calle, es una buena opción colocar malla de ocultación para ocultar las plantas y que no sean vistas desde ningún ángulo.

La cantidad de horas de sol directo recibido por las plantas, es uno de los factores limitantes de más peso en el resultado final. Es necesario un mínimo de al menos 5 - 6 horas de sol directo para obtener cosechas aceptables, por debajo de este límite, no cabe esperar buenos resultados, aunque las plantas sobrevivan. Lo ideal, en los países del hemisferio norte, es buscar una localización orientada hacia el sur, resguardada del viento fuerte, y sin obstáculos que puedan hacer sombra al cultivo.

Las mejores semillas de exterior según tu espacio de cultivo

En la actualidad, prácticamente todas los bancos de semillas ofrecen plantas híbridas que pueden ser cultivadas, tanto en interior como en exterior con grandes resultados. Lo más importante a la hora de escoger vuestras semillas para exterior, es ser conscientes del espacio del que se dispone, y en consecuencia, elegir las variedades que mejor se adaptan a él. Es decir, si el lugar disponible no es demasiado grande y está limitado en altura, es recomendable cultivar plantas de predominancia índica, de tamaño más compacto y más fáciles de camuflar.

Pero igual de importante que el espacio disponible, la climatología también es un factor decisivo; las variedades sativas, se adaptan bien a climas templados y tropicales, con veranos largos, gracias a que tienen un periodo de floración más largo que las índicas. Algunos ejemplos podrían ser, la famosa Amnesia, Haze, Jamaican Pearl o Psicodelicia. Mientras que los híbridos de predominancia índica, son más adecuados para las zonas más frías de veranos cortos. Critical +, Chocolope, Industrial Plant (Dinafem), Cream Caramel, o Grapefruit, son solo algunos ejemplos de estas variedades. Su mayor velocidad de floración les permite estar listas para cosechar antes de la llegada del frío y las heladas.

¿Qué tipo de sustrato de cultivo es el mejor?

Un buen sustrato de cultivo es otro factor de suma importancia, al que debemos prestar la atención necesaria. Aquí debemos distinguir entre dos tipos de cultivo en exterior; cultivo en suelo y el cultivo en maceteros. En ambos casos, sea cual sea la elección, todo cultivador que espere una buena cosecha, debe asegurarse de que el sustrato o la tierra donde van a crecer las plantas, reúna una serie de características.

La planta de cannabis prefiere los suelos o mezclas de tierra bien aireadas, con poca arcilla, para facilitar la oxigenación de las raíces. Los suelos con gran porcentaje de arcilla suelen ser muy compactos, y esto dificulta la expansión de la raíz a través del sustrato para absorber los nutrientes. El desarrollo de la raíz repercute directamente en el crecimiento de las plantas, y por tanto en la cosecha final. Una raíz sana y vigorosa da lugar a plantas sanas y fuertes, del mismo modo que un sistema radicular con falta de oxígeno y dificultad para crecer y absorber el alimento, dará lugar a plantas de muy pequeño tamaño e ínfima producción. Se puede afirmar, que escoger un sustrato de cultivo de la mejor calidad, es igual de importante que la calidad de las semillas o las habilidades del cultivador. Las mezclas de turbas específicas para el cannabis son una buena opción, están elaboradas con mezclas de turba rubia, y negra, fibra de coco, perlita, arlita, vermiculita, entre otros ingredientes.

Sin duda, merece la pena invertir un poco más en un sustrato de calidad, que perder el tiempo, las semillas y la cosecha, a causa de utilizar una tierra pobre. La diferencia de precio entre un mal sustrato y uno de buena calidad esta entre 7 o 12 euros, sin embargo la diferencia en producción final puede ser hasta 10 veces mayor.

He visto cultivadores, con dos plantas iguales, cultivar una en un sustrato escasa calidad y la otra en uno de gama media-alta, y la diferencia es abismal. En el primer caso obtuvo 5 gr. de cogollo seco, y en el segundo, en la del sustrato de calidad, la planta se lo agradeció con unos espléndidos 50 gramos.

En la segunda parte de esta mini-guía de cultivo en exterior os explicaremos, cuándo da inicio la floración del cannabis, así como los diferentes cuidados para cada etapa del ciclo, y algunos trucos y consejos prácticos que seguro os serán de gran utilidad.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad