En los últimos años hemos visto crecer la revolucionaria tecnología de los sistemas de iluminación LED para los cultivos indoor de cannabis. Con un consumo eléctrico mucho menor que las luminarias tradicionales de alta presión de sodio y una emisión de calor también mucho más reducida, los focos LED han irrumpido con fuerza en el mercado. Y lo han hecho para quedarse.

Si bien es cierto, que los primeros sistemas LED disponibles eran costosos de adquirir y no ofrecían un rendimiento muy alto. En la actualidad hemos sido testigos de un rapidísimo desarrollo técnico de estos equipos, llegando a competir en efectividad con los sistemas tradicionales.

Al mismo tiempo, su coste de fabricación ha disminuido, haciéndolos más asequibles para todos los bolsillos. Tanto es así, que ya se ha convertido en la opción preferida por autocultivadores de todo el mundo, sobre todo, por su gran rendimiento en relación con el gasto eléctrico.


¿Qué son los LED?

Las siglas LED representan la abreviación de diodo emisor de luz o light emitting diode en inglés. En esencia, se trata de una fuente de luz, formada por algún material semiconductor, equipado con dos terminales, dando lugar a un diodo que emite luz cuando se activa. El color de la luz generada depende de la energía de los fotones emitidos, y viene determinado por la anchura de banda del semiconductor.

Suelen ser de un tamaño menor a 1 milímetro cuadrado y se les asocian algunos componentes ópticos para configurar el patrón de radiación deseado. Los primeros leds fueron creados para ser empleados como indicadores en equipos electrónicos, en sustitución de las tradicionales luces incandescentes.

En la actualidad, los leds alcanzan un poder lumínico bastante elevado, que abarca longitudes de onda dentro del espectro visible, el ultravioleta y el infrarrojo.

Gracias a su versatilidad, están siendo utilizados, cada vez con más popularidad, en todo tipo de cultivos de interior con luces artificiales; jardinería, horticultura intensiva, semilleros, centros de investigación y producción de nuevas variedades, así como en acuaponía, y por supuesto, no podemos olvidarnos de nuestros amados cannabicultores. Todos estos sectores y muchos más, se están beneficiando de las innumerables ventajas del cultivo indoor con luces led.


Ventajas de los sistemas de iluminación LED para el cultivo de marihuana

Atrás quedan los tiempos en los que los sistemas de iluminación LED para cultivos de interior tenían precios desorbitados, que estaban fuera del alcance de la mayoría de cultivadores de nivel medio. Hoy en día, podemos encontrar luminarias LED con un coste asequible para todo tipo de público.

Sin duda, esta tecnología de iluminación ofrece numerosas ventajas respecto a los sistemas HPS o de alta presión de sodio, de toda la vida.

Algunas de las principales ventajas de los LED frente a otras luminarias son las siguientes:

  • Menor consumo eléctrico. Lo cual se traduce en una factura de la luz mucho más baja.

  • Mayor vida útil. Pueden llegar a durar hasta 11 años sin perder su potencia lumínica.

  • Tamaño más pequeño de los equipos y generan menos calor.

  • Emiten menos calor, lo que permite cultivar en climas cálidos, cuando no es posible hacerlo con focos de sodio por el exceso de temperatura.

  • El sistema de ventilación y extracción no tiene que estar funcionando continuamente, debido a la menor emisión de calor.

  • Posibilidad de fabricarlos “a medida” según las necesidades de cada cultivo.

  • Mayor seguridad en la sala de cultivo. Los sistemas LED son más estables, y al no conllevar un consumo tan elevado de energía, los posibles fallos del sistema, no son tan peligrosos (riesgo de incendio por cortocircuito o sobrecarga de la red).

  • Son más respetuosas con el medio ambiente, debido al menor consumo y a la mayor vida útil.

  • Mayor producción en relación al consumo energético. Se pueden obtener hasta 2 gramos por vatio, frente a la cifra de 1 gramo por vatio, a la que estamos acostumbrados con el resto de kits de iluminación.

La única desventaja achacable a los sistemas de iluminación LED es su coste, todavía relativamente elevado, en comparación con los otros tipos de luminaria. Sin embargo, en los países que conforman la avanzadilla en la legalización y el cultivo de marihuana, como en Estados Unidos o Canadá, la mayoría de los cultivadores de hierba prefiere los LED antes que ningún otro sistema de iluminación.

Esto es así porque este sobrecoste en el precio inicial se ve compensado con la reducción de la factura de la luz, la mayor duración y la mayor productividad.

Las previsiones y la dinámica del mercado, indican que llegará el momento en que los LED alcancen un desarrollo tecnológico óptimo a precios más asequibles, de modo que los antiguos sistemas de iluminación quedarán totalmente obsoletos. Llegado este momento, las antiguas luminarias no podrán hacer competencia a los nuevos sistemas LED y serán relegadas a un segundo plano.


Cómo hacer un cultivo de interior con luces LED

Para realizar un  cultivo utilizando luces LED, en primer lugar, como en el resto de cultivos, debemos elegir bien el espacio de cultivo disponible. Y en función del espacio que tengamos, decidir qué tipo de cultivo realizar y qué tipo de luminarias emplear.

Como norma general, el cultivo con LED difiere muy poco del cultivo de cannabis utilizando métodos de iluminación tradicionales. La principal diferencia radica en la distancia de los focos a las plantas. Cuando se cultiva con este tipo de luces, los focos se pueden acercar mucho más a las plantas, hasta quedar a 5 o 7 centímetros de las mismas, debido a su menor emisión de calor, no correremos el riesgo de que sufran quemaduras.

Otro aspecto importante a tener en cuenta, es que las plantas crecen un poco más deprisa cuando se utilizan luces LED, por eso es recomendable acortar un poco el tiempo de crecimiento, para evitar que las plantas se desarrollen demasiado en altura. Por lo demás, el resto de técnicas de cultivo y manejo de las plantas, es prácticamente igual que con el resto de sistemas de iluminación.

Simplemente debemos tener en cuenta el aspecto importante de que al emitir muy poco calor, si vivimos en una zona con clima frío, es posible que tengamos que utilizar una fuente de calor externa, como una estufa o calefacción, para que el ambiente de cultivo se encuentre a la temperatura adecuada para las plantas de marihuana (entre 20 y 25 º C).

Weedo consejos

Antes de adquirir tu sistema de iluminación LED, te recomendamos informarte bien en tu grow shop local o en nuestra tienda online, para que dispongas del mejor asesoramiento y puedas elegir el kit que mejor se adapte a tus necesidades.

¡No todas las luces LED son iguales, ni todas sirven para el cultivo de marihuana!

Existen muchos sistemas LED que realmente no cubren las necesidades de la planta de cannabis, y por tanto os harán quedar decepcionados, después de haber gastado una cantidad de dinero más o menos importante.

Por este motivo te ofrecemos nuestro mejor asesoramiento, basado en la experiencia de más de dos décadas cultivando y asesorando a cientos, sino miles, de cultivadores satisfechos de todo el mundo.

No dudes en contactarnos y resolveremos cualquier pregunta o duda que te pueda surgir sobre el cultivo de marihuana con luces LED.

Un saludo y buenos humos!