¿Cómo detectar la falta de nutrientes en nuestro cultivo?

El cannabis tiene la capacidad de prosperar en diferentes climas y suelos, aunque también es posible que se enfrente a una serie de carencias. Poder detectar dichas carencias a tiempo es fundamental para tener éxito en el cultivo.

Renart
Renart | Experto en genética y variedades
26/07/2021 | Actualizado: 26/07/2021 26/07/2021
0 | 0 0 valoraciones
157
¿Cómo detectar la falta de nutrientes en nuestro cultivo?
Compartir:

Por su naturaleza, el cannabis prospera en multitud de suelos y climas, encontrándose en lugares tan diferentes como rocosas cimas de montaña, o suelos tropicales a nivel del mar. Es una planta con gran capacidad de adaptación, pudiendo sobrevivir en un abanico de condiciones enorme. Esto no significa que alcance su máximo esplendor en cualquier lugar, encontrando frecuentemente limitaciones de uno o varios elementos que deberemos aportar.

Señales que nos indican que nuestro cultivo está falto de nutrientes

Dichas limitaciones pueden ocurrir por varios motivos: por la ausencia del elemento en cuestión, por competencia directa con otro elemento, o porque las condiciones químicas del suelo no permiten su asimilación. Las carencias pueden existir semanas antes de que veamos los primeros síntomas, siendo estos visibles cuando la situación reviste cierta gravedad. A continuación, enumeramos las señales y circunstancias a las que debes estar atento para detectar precozmente problemas nutricionales y así sacar el máximo potencial de tu cultivo.

Amarilleamientos o coloraciones anormales

La variación de color es una de las señales más llamativas que podemos detectar en la planta, y si sabemos leerla nos dará mucha información sobre qué está pasando en nuestro cultivo. Pero ¿cómo debemos interpretarlas? Para esto es importante conocer la diferencia entre nutrientes móviles e inmóviles. Los móviles (nitrógeno, fósforo, potasio y magnesio), pueden desplazarse dentro de la planta desde zonas más antiguas hasta las que están en crecimiento activo y son por tanto más importantes. El caso opuesto son los nutrientes inmóviles (microelementos), una vez ubicados en la planta, nunca abandonarán su posición. Esto nos sirve para, observando  dónde se produce un amarilleamiento, saber si el problema es un macro o un microelemento y reducir así mucho la lista de sospechosos.

 De esta forma, si vemos amarillear una planta por debajo sabremos que el problema es un elemento móvil:

  • Si las hojas amarillean completamente, probablemente sea una carencia de nitrógeno.
  • Si por el contrario las venas permanecen verdes, la carencia será de magnesio.
  • Si el amarilleamiento comienza por los bordes y deriva en muerte de tejido, estaremos hablando de carencia de potasio.
  • En caso de existir una carencia de fósforo, veremos afectadas las hojas inferiores apareciendo coloraciones violáceas o pardeamientos. En caso de darse temperaturas bajas, el frío puede inducir la coloración de la planta con pigmentos antociánicos, pudiendo hacernos sospechar de una carencia que no existe.

En caso de que los amarilleamientos se produzcan en las yemas en crecimiento, sabremos que la carencia es de algún microelemento. La absorción de casi todos ellos se ve  afectada por un pH inadecuado y por el exceso de algún  otro elemento, es por esto que probablemente tengamos una carencia múltiple. En este caso la solución pasa por medir el pH de drenajes y riego, comprobar que tenemos un plan de abonado equilibrado, y en caso de que todo esté correcto, comenzar el aporte constante de  un corrector de carencias con todos los microelementos

Necrosis

Los elementos nutritivos dan forma a la estructura y metabolismo de las células. Cuando la planta no dispone del suministro necesario, la maquinaria celular no funciona correctamente pudiendo llegar a la pérdida de tejido. Como hemos comentado anteriormente, la carencia de potasio se manifiesta con amarilleamientos y quemaduras en los bordes de la hoja. Sin embargo, la falta de calcio produce necrosis en forma de pequeños círculos por toda la superficie foliar. Por el contrario, un exceso de fertilizantes hará que se quemen primero puntas de las hojas por ser la parte que más transpira y por tanto la que más sales acumula. 

CalcioMagnesio

CalcioMagnesio

rating (0)
7,76 € 9,70 € -20%
Floración

Floración

rating (0)
7,20 € 9,00 € -20%
Silicator

Silicator

rating (0)
8,65 € 10,81 € -20%
Megaflor

Megaflor

rating (0)
6,56 € 8,20 € -20%

Espacio intermodal muy largo o muy corto

El potasio y el fósforo regulan hasta cierto punto la longitud del nudo. Nudos excesivamente cortos pueden delatar el exceso de uno o ambos elementos. En caso de haber demasiado fósforo, podemos provocar un déficit de microelementos como el hierro, mientras que un exceso de potasio puede afectar a la absorción de calcio y magnesio.

Por el contrario, si nuestros entrenudos son demasiado largos, las plantas están bien iluminadas, y no estamos aplicando mucho nitrógeno, probablemente nuestro cultivo necesitará más cantidad de alguno de los dos elementos citados.

Hojas con inclinaciones muy marcadas

Las hojas modifican su orientación siguiendo al sol en su recorrido diario, por lo que no tienen por qué estar perfectamente paralelas al suelo. No obstante, hay situaciones donde la inclinación exagerada de las hojas revela un mal funcionamiento de la planta.

  • Un de exceso de riego, hará que las hojas se muestren mustias y agachadas, como si no pudieran absorber agua. Esto puede producir daños en la raíz, con lo que la planta perdería capacidad de nutrirse adecuadamente.
  • Por otro lado, un exceso de sales en el sustrato dificulta la absorción de agua. Para protegerse de esta deshidratación, la planta inclina exageradamente las hojas en un intento de hacerse sombra a sí misma y así necesitar menos agua. En caso de ver las hojas muy levantadas, debemos dar un riego abundante que elimine el exceso de sales del entorno de la raíz y restablecer su normal funcionamiento.

Bomba de Aire

Bomba de Aire

rating (0)
8,48 € 10,60 € -20%
Membrana de Osmosis Inversa Growmax 3000

Membrana de Osmosis Inversa Growmax 3000

rating (0)
246,58 € 308,22 € -20%
Deposito con Pallet de Madera

Deposito con Pallet de Madera

rating (0)
217,03 € 271,29 € -20%
Conexion en Codo 16 mm

Conexion en Codo 16 mm

rating (0)
0,17 € 0,21 € -20%
Pulverizador AquaKing

Pulverizador AquaKing

rating (0)
5,84 € 7,30 € -20%
Acople Rápido para Grifo

Acople Rápido para Grifo

rating (0)
0,56 € 0,70 € -20%
Conexion en Codo 25x25 mm

Conexion en Codo 25x25 mm

rating (0)
2,40 € 3,00 € -20%
Piedra Difusora De Aire

Piedra Difusora De Aire

rating (0)
1,84 € 2,30 € -20%
Blumat Classic Blister

Blumat Classic Blister

rating (0)
7,60 € 9,50 € -20%
Tapon Final 16 mm

Tapon Final 16 mm

rating (0)
0,12 € 0,15 € -20%
Pipeta Dosificadora

Pipeta Dosificadora

rating (0)
0,12 € 0,15 € -20%
Kit de Riego

Kit de Riego

rating (0)
35,28 € 44,10 € -20%
Tapon Final 25 mm

Tapon Final 25 mm

rating (0)
1,60 € 2,00 € -20%
Deposito Redondo

Deposito Redondo

rating (0)
21,12 € 26,40 € -20%
Deposito Rectangular Verde

Deposito Rectangular Verde

rating (0)
52,47 € 65,59 € -20%

Detención del crecimiento. Bajos rendimientos

Siendo uno de los elementos más consumidos, el carbono es uno de los grandes olvidados. Asimilado en forma de CO2gaseoso, en exterior nunca es un problema por la constante renovación del aire que rodea planta, pero en cultivos de interior con extracción insuficiente, puede aparecer una detención del crecimiento como único síntoma. Al comprobar todas las variables, temperatura, humedad, riego, fertilización, sustrato, rendimiento de equipos eléctricos…. podemos ver que todo está en orden, pero aún así la planta no se desarrolla correctamente. En estas circunstancias, la explicación más probable es que la fotosíntesis se vea afectada por falta de carbono para fabricar azúcares. Si la planta no dispone de un suministro regular de CO2 durante la fase luminosa, no podrá desarrollar sus procesos correctamente y su crecimiento y producción serán muy pobres.

Abonado desequilibrado

Cuando damos nuestros primeros pasos en el mundo de la jardinería, es frecuente recibir consejos de muchas fuentes, siendo el abonado uno de los temas más recurrentes. En nuestra inexperiencia, hemos de huir de gurús y expertos de barra de bar: no debemos lanzarnos al uso de abonos pensados para la agricultura convencional sin contar con un asesoramiento competente, como tampoco debemos usar programas o tablas de abonado de cultivadores que no hayan demostrado su valía. Una cantidad excesiva de algún elemento, pronto inducirá desequilibrios y carencias de otros elementos o peor aún toxicidad. El mejor consejo que puede seguirse, es usar abonos complejos específicos para la especie que cultivamos y respetar las dosificaciones. Si llevamos tiempo usando algún abono simple, los problemas estarán seguramente a la vuelta de la esquina.

Uso de agua con baja o excesiva salinidad

Por sus distintos orígenes, el agua puede tener composiciones muy diferentes: poco se parecen por ejemplo el agua de lluvia y la de un pozo cerca del mar. Hay que aclarar que tan malo es el exceso como el defecto: el agua procedente de lluvia o del aire acondicionado no contendrá calcio o magnesio, con lo que deberemos aportarlos antes de que se agoten las reservas del sustrato. Manantiales próximos al mar probablemente contengan sodio, que competirá con otros elementos dificultando su absorción y dando problemas a la larga. Existen en el mercado abonos complejos tanto para aguas duras como para aguas blandas, lo que facilita el trabajo del cultivador y ayuda a obtener buen resultado en ambas circunstancias.

pH inadecuado

Un pH inadecuado disminuye la solubilidad de los nutrientes y por lo tanto su disponibilidad para las plantas. Los cultivadores generalmente saben esto y ajustan el pH del agua de riego a valores óptimos. El problema es que existen una serie de procesos que modifican el pH del sustrato, pudiendo hacer creer erróneamente que la acidez se encuentra en un nivel adecuado cuando no es así. Estos procesos son los siguientes:

  • Fermentación del sustrato: la turba y el coco usados como sustratos son materiales orgánicos, siendo su tendencia natural fermentar y experimentar una bajada de pH. Este proceso puede acelerarse con un mal manejo de riego que produzca encharcamientos. Un bajo contenido de calcio en el sustrato puede potenciar igualmente la acidificación del medio.
  • Fermentación de materia orgánica: gran parte de los abonos que usamos –harina de sangre, melazas, estiércol, extractos vegetales…– tienen origen orgánico, siendo un buen sustrato para bacterias que producirán fermentaciones y bajadas de pH  como en el ejemplo anterior.
  • Compensación eléctrica: la planta absorbe casi todos los elementos en estado iónico, es decir con carga eléctrica positiva o negativa. Para mantener el equilibrio eléctrico con el medio, la planta segrega hidrogeniones (H+) u oxidrilos (OH-) según corresponda. Los hidrogeniones acidifican el sustrato,durante la floración sucede que el cultivo absorbe mucho potasio (K+), con la consiguiente producción de H+ por parte de la raíz y la consecuente bajada de pH de la turba.

Estos tres mecanismos actuando conjuntamente, pueden dar lugar a bajadas de pH de varios puntos, pudiendo inducir bloqueo de algunos elementos y toxicidad por aluminio, elemento que se libera en condiciones de excesiva acidez. Para evitar esta situación pueden tomarse varias medidas:

  • No abusar de los azúcares durante la floración
  • No mantener encharcado el sustrato, dejando que seque un poco entre riego y riego
  • Usar sustrato de calidad
  • Medir pH de los drenajes, en caso de estar muy bajo, subir el pH del agua de riego para compensar la bajada que ocurrirá en el sustrato posteriormente
  • En caso de no remediarse la situación, podemos plantearnos rebajar la población de microorganismos de nuestro sustrato empleando agua oxigenada sin sobrepasar nunca los 400 ppm para no causar daño a la raíz.

Fruity Acids PH Minus

Fruity Acids PH Minus

rating (0)
11,20 € 14,00 € -20%

Resumen

Todo lo expuesto anteriormente, puede resumirse en estos consejos:

  • Estar atento al aspecto general de la planta: las carencias existen mucho antes de aparecer los primeros síntomas. Cuando antes detectemos estos, antes podremos corregirlos y menos sufrirá nuestra planta.
  • Amarilleamientos en las partes altas indicarán carencia de microelementos, en las partes bajas se relacionarán con déficit de nitrógeno, fósforo, potasio o magnesio.
  • Mantener un clima correcto en el entorno de la planta
  • Abonar regularmente con abonos complejos y específicos para el cultivo, respetando las dosis. Usar programas de abonado recomendados por el fabricante.
  • Tener en consideración la calidad del agua a la hora de elegir los abonos
  • Medir pH tanto del riego como de los drenajes
0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad