Las semillas autoflorecientes  de marihuana, son variedades que no dependen del fotoperiodo para pasar a la etapa de floración. Este tipo de plantas pasarán de la fase vegetativa a la de floración entre la segunda y tercera semana desde la germinación, sin depender de las horas de luz u oscuridad que reciba la planta.

Son plantas de cannabis que tienen un ciclo de vida muy corto y rápido, pudiendo estar listas para la cosecha en tan solo 60 o 70 días desde la germinación. Esto hace que se puedan cultivar durante todo el año en exterior, si vivimos en zonas templadas.

Si vivís en zonas climáticas frías, con veranos cortos e inviernos largos, la velocidad de cosecha de las variedades autoflorecientes, es también una gran ventaja cuando cultivamos en el exterior, y tenemos poco tiempo.

Cultivando semillas autoflorecientes, nos aseguramos obtener una buena cosecha de jugosos cogollos, antes de la llegada del otoño y las primeras heladas y lluvias características de dicha estación. 


Origen de las semillas autoflorecientes

Las variedades autoflorecientes son fruto del cruce de plantas de cannabis  fotodependiente o “normal” con especies de Cannabis Ruderalis.

La genética ruderalis procede del norte de Europa, Rusia y Canadá. Se desarrolla en climas fríos con días muy cortos, por lo que se ha adaptado a no depender de las horas de luz para madurar. Gracias a esto, produce plantas de ciclo muy corto y es la que aporta esta característica de especial rapidez a las autoflorecientes.

Una de las primeras variedades autoflorecientes en ofrecerse al público fue Lowryder #1 de The Joint Doctor. A partir de ella, se han realizado infinidad de cruces con las mejores genéticas de marihuana de todos los tiempos para obtener plantas productivas y con elevado THC.

En la actualidad existen semillas autoflorecientes de 3ª generación, como Magnum auto o Deimos, que pueden producir de 300 a 600 gramos por planta en exterior, en apenas 2 meses.


Ventajas de las semillas autoflorecientes

Las semillas auto de marihuana están ganando cada vez más adeptos entre los cultivadores. No sólo por su rapidez, sino también, por los grandes resultados que ofrecen y la facilidad de su cultivo. Algunas de estas ventajas al ser cultivadas en exterior son:

  • Pueden obtenerse 3 o 4 cosechas al año si el clima es templado

  • Son más pequeñas y compactas. Más fáciles de ocultar y pasar desapercibidas en terrazas y cultivos de guerrilla

  • Su velocidad de crecimiento es sin duda, el principal factor determinante de su éxito

  • Cuando son cultivadas en el exterior, las semillas autoflorecientes, producen plantas más manejables y discretas

  • Requieren menos cuidados, pero sí que deberemos estar atentos ante cualquier situación climática o ambiental que pudiera causarles estrés (la lluvia, el frío)

  • No es necesario realizar trasplantes debido a su rapidez de desarrollo

  • Un macetero de 10 o 15 litros es suficiente para todo el ciclo

  • Se adaptan bien a todo tipo de cultivos. Tanto interior como exterior

  • Crecen y maduran bien en climas fríos donde los veranos son cortos

En la actualidad, existen en el mercado semillas de cannabis autoflorecientes con alto THC, y otras con elevado nivel de CBD.

Hay híbridos de predominancia sativa, o índica, de crecimiento más alto, o más pequeñas y compactas, de sabor afrutado, inciensado, cítrico, etc. En definitiva, sea cual sea tu preferencia o tus necesidades, encontrarás la variedad autofloreciente perfecta para tí.

Existe una variedad autofloreciente ideal para cada cultivador o fumador. Solo te queda decidir cuál de entre la gran selección de Semillas Baratas se adapta mejor a tus necesidades o preferencias.


¿Cómo cultivar semillas autoflorecientes en exterior?

Las plantas autoflorecientes se adaptan bien a todo tipo de cultivos, siempre que les proporcionemos los cuidados necesarios, en cada momento de su ciclo de vida. 

Ahora que conocemos las ventajas que ofrecen las semillas autoflorecientes, solo nos queda tener claro, que su forma de cultivo es la misma que para las variedades fotodependientes, pero teniendo en cuenta una serie de peculiaridades propias.

Ya sea en cultivos indoor, o en cultivos de exterior, las variedades autoflorecientes poseen algunas singularidades propias, que hacen que el manejo del cultivo, sea ligeramente diferente al de las semillas feminizadas.

Son variedades resistentes y de crecimiento muy vigoroso, pero por esta misma razón, algunas circunstancias, como la falta de luz, carencia de agua o excesos de nutrientes, pueden hacernos perder gran parte de la producción.

El tiempo que tardan las plantas en recuperarse de una situación estresante, es un tiempo que no se recuperará, y por tanto la planta será más pequeña y producirá menos cantidad de cogollos.

La clave del éxito al cultivar semillas autoflorecientes, es evitar cualquier situación que pueda causar algún estrés en las plantas. Así aprovecharán al máximo todo ciclo de vida, sin perder ningún día.


Trucos para conseguir el mejor resultado cultivando autoflorecientes 

Proporcionar a cada planta un espacio suficiente para desarrollarse. Entre 3 y 6  macetas por cada metro cuadrado, es la densidad de plantas máxima recomendada, si son cultivadas en la calle.

  • Las variedades autoflorecientes crecen mejor cuando son cultivadas directamente en la maceta final. Es mejor no realizar trasplantes, y cultivarlas durante todo el ciclo en un macetero de 11 a 20 litros

  • Evitar cultivar en lugares sombríos o con poca luz. Cuantas más horas de sol directo reciban, mejor se desarrollarán. 18 ó 20 Horas de luz al día es el fotoperiodo que se recomienda en interior.

  • Utilizar sustratos de cultivo de la mejor calidad, es una de las mejores formas de asegurarnos de que las plantas podrán desarrollarse sin que el medio de cultivo sea un factor limitante. Cuanto peor sea la calidad del medio de cultivo, peor crecerán las plantas.

  • Utilizar fertilizantes específicamente diseñados para el cannabis autofloreciente. En cualquier caso, se deben evitar los fertilizantes universales de baja calidad. De este modo nos aseguramos de que las plantas podrán disponer de todos los nutrientes que necesitan, sin carencias o excesos de ninguno de ellos.

  • No descuidar el riego para evitar situaciones de estrés hídrico o encharcamiento excesivo. Las raíces no podrán expandirse con normalidad ni obtener el oxígeno que necesitan si el sustrato está demasiado seco o demasiado húmedo, durante largos periodos.

Con esto tienes toda la información necesaria para adentrarte con éxito en el apasionante mundo del cultivo de variedades auto. Como siempre, no olvides que en nuestro blog puedes encontrar toda la información que necesites sobre este tipo de plantas de cannabis.

¡Salud y buenos humos!