Lo que debes saber del secado y manicurado de la marihuana

Weedo | Co-CIO
02/11/2020 | Actualizado: 24/12/2020 02/11/2020
0 | 0 0 valoraciones
182
Compartir:

Se acerca por fin, el ansiado día de la cosecha de las plantas que con tanto cariño hemos cuidado. Y con ello siempre surgen algunas dudas, sobre todo entre los cultivadores menos experimentados: ¿Cuándo es el mejor momento para la cosecha?, ¿Cómo se realiza la cosecha de la marihuana?, ¿Cuánto tiempo tardan en secarse los cogollos?, ¿Cómo debemos realizar el secado? o ¿Qué es y por qué se hace el manicurado de la marihuana?

Hoy os vamos a contar todos los secretos sobre el secado y el manicurado de los cogollos de marihuana, desde nuestra experiencia de más de 20 años cultivando y aconsejando a miles de clientes satisfechos. Así que, si no te levantas de la silla y dedicas 5 minutos a leer este artículo, te prometemos convertirte en un experto en la técnica del manicurado y secado de cannabis.


¿Qué es la manicura del cannabis?

Después de realizar la cosecha de la marihuana, comienza el proceso de manicurado, que consiste en cortar todas las hojas de las ramas, después de la cosecha, y de este modo, dejar secar solo los cogollos sin restos de otro material vegetal. Como todos sabemos, las hojas tienen una concentración de THC muy baja, así que, lo que interesa a todo cultivador, tanto lúdico como medicinal, son los cogollos repletos de aromática resina.

Durante la manicura de los cogollos, se cortan todas las hojas grandes y pequeñas de los cogollos, lo más próximo posible a la base del peciolo. De lo que se trata es de conseguir dejar los racimos florales o cogollos lo más limpios posible. Este proceso es mucho más sencillo con las plantas recién cortadas, cuando las hojas aún no hayan comenzado a secarse. Se puede realizar el manicurado unos días después de la cosecha, pero a medida que las hojas comienzan a secarse, la manicura se hace más dificultosa.

Por otro lado, manicurar los cogollos antes de que las hojas se sequen, hará que el tiempo de secado se reduzca un poco.

La mejor forma de realizar la manicura de los cogollos de marihuana

A la hora de ponerte manos a la obra y comenzar a manicurar y secar tus plantas, es muy importante utilizar siempre unas buenas tijeras, cómodas y bien afiladas, y unos guantes de latex. El procedimiento consiste en coger cada rama de forma individual e ir cortando con la tijera todas las hojas que haya alrededor de los cogollos. De esta forma se obtiene una cosecha de excelente calidad, sin restos de otro material vegetal, que no sean los preciados cogollos. 

Los cultivadores experimentados, realizan el manicurado de los cogollos sobre una malla fina, situada encima de una mesa o cualquier otra superficie, para recolectar las preciadas glándulas de resina  (tricomas) que se desprenden durante el proceso.

Manicurar una gran cantidad de cannabis puede llegar a convertirse en una tarea tediosa, que puede llevar bastante tiempo, si es realizada por una sola persona. Afortunadamente, existen en el mercado peladoras automáticas (como las Master Trimmer o Table Trimmer), que son máquinas especialmente diseñadas para separar las hojas de los cogollos, con muy poco esfuerzo y en un tiempo récord. 

Si utilizas unos guantes de látex, evitarás que tus dedos queden impregnados de pegajosa resina. Así mismo, es aconsejable retirar las glándulas que quedan atrapadas en las tijeras con un cutter o cuchillo afilado. Esto no solo os facilitará la tarea, si no que os hará obtener un delicioso charas en forma de premio por el buen trabajo realizado.

Por último, si guardáis los restos resinosos de la manicura podéis obtener un delicioso BHO, extraer hachís al  agua, o hachís seco con un Pollinator. También se pueden utilizar para elaborar aceite de cannabis medicinal, mantequilla, cremas y cualquier receta o experimento cannábico que se os ocurra.


¿Cómo secar la marihuana?

Llevar a cabo un buen proceso de secado de los cogollos recién cosechados, es tanto o más importante que proporcionar los mejores cuidados durante el cultivo. Durante el secado, el THC y otros cannabinoides pasan de su forma ácida a su forma psicoactiva, es decir, el THC-A se transforma en THC por descarboxilación. Lo mismo ocurre con el CBD-A y con la mayoría de cannabinoides importantes.

Los cogollos de marihuana recién cortados poseen un 75% o más de agua en su composición. Este agua se debe evaporar lentamente, durante el secado, a medida que el material vegetal se va deshidratando, siempre desde afuera hacia adentro. Este proceso puede durar entre 5 o 7 días, o incluso más, dependiendo de las condiciones climáticas y del lugar donde se lleve a cabo el secado. Cuanto más lento sea el proceso de secado, los cogollos tendrán mejor sabor y un efecto más potente.

Una vez tenemos toda la cosecha manicurada y limpia de hojas, la mejor forma de realizar el secado, es colgar las ramas en una habitación oscura, en un secadero de malla o en un armario bien ventilado. Para producciones pequeñas, una caja de cartón grande, con unos hilos a modo de tendedero, será más que suficiente. Es importante que el espacio de secado, tenga salida de aire y esté bien ventilado, para evitar la condensación de la humedad. Un exceso de humedad puede dar lugar a la aparición de hongos como la botrytis, capaces de arruinar toda una cosecha.

  • La temperatura ideal para el secado del cannabis se encuentra entre los 18 y 24º C.

  • La humedad relativa debe estar entre el 45 y 55%

Una temperatura demasiado baja ( inferior a 18º) retrasa el secado y aumenta la humedad ambiental, con el consiguiente peligro de pudrimiento. Por el contrario, las temperaturas por encima de los 29ºC hacen que los cogollos se sequen demasiado rápido, y el humo provoque rascado al fumar.

Para controlar estos parámetros, recomendamos siempre el uso de un termo higrómetro, que nos posibilitará conocer en todo momento, la temperatura y la humedad exactas de la zona habilitada como secadero.

¿Cuánto tarda en secar la marihuana?

El tiempo de duración del proceso de secado, depende tanto de la densidad y tamaño de los cogollos, como de la temperatura y la humedad ambientales. En condiciones normales, la mayoría de los cogollos estarán secos en un plazo de 5 a 7 días, mientras que los más densos pueden tardar algunos días más. 

Un truco para saber cuando la marihuana está suficientemente seca como para comenzar el proceso de curado, consiste en doblar los tallos para observar si se parten. Si al forzar el tallo, este se quiebra con un chasquido, en lugar de doblarse, significa que los cogollos están listos.

Guarda los cogollos secos en botes herméticos, preferiblemente de cristal, para conservar sus propiedades organolépticas, al mismo tiempo que se realiza el proceso de curado de la marihuana.

En el siguiente enlace, os ofrecemos toda la información sobre la mejor forma de realizar el curado y la conservación del cannabis.


Weedo trucos

Podemos aprovechar la resina que queda adherida a los guantes, bañando los mismos en alcohol isopropílico o etanol puro de grado alimenticio, de forma que al evaporar el alcohol, obtendremos un excelente hachís.

Intentar secar los cogollos demasiado rápido, colocándolos al sol o utilizando otras fuentes de calor, hará que la clorofila, el almidón, los nitratos y otros compuestos no se descompongan bien y queden “atrapados” en los tejidos vegetales. Cuando esto ocurre, el producto final, tiene aún restos de clorofila, lo que aporta mal sabor, mala combustión y puede causar tos e irritación de la garganta al fumarlos.

Esperamos que consigáis cosechas muy abundantes, y que este capítulo os haya sido útil. Os recordamos que podéis resolver cualquier duda, sobre cualquier tema de interés para el amante del cannabis, visitando el blog de Semillas Baratas. En él encontrarás, como siempre, la mejor información técnica, elaborada de forma sencilla por los mejores profesionales.

¡Salud y buena cosecha!

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad